Unidad Alavesa

Por Pascual Tamburri Bariain, 28 de octubre de 2002.
Publicado en El Semanal Digital.

El Congreso Extraordinario de UA se celebró el pasado domingo 27, en la capital alavesa. Dos cuestiones preocupan a los regionalistas alaveses. A nivel interno, la retirada de Pablo Mosquera, por razones profesionales y no políticas. Retirada, en todo caso, de la primera fila en la política institucional, no del compromiso con el partido. Y, por otro, la ofensiva nacionalista, que amenaza la libertad d Álava y de los alaveses.

Como vía para contrarrestar la propuesta secesionista de Ibarretxe UA ha acordado impulsar un proceso alternativo, que se iniciaría con una recogida de firmas para instar a las Juntas Generales a plantear un referéndum en Alava sobre la salida de Alava de un País Vasco independentista.

No hay que olvidar que el «pacto estatutario» de la Transición fue pacto a muchos niveles: Adolfo Suárez pactó, bien o mal, con los nacionalistas, para crear el binomio Constitución-Estatuto que ahora el PNV desea romper. Pero un requisito de ese pacto fue el acuerdo previo entre el PNv y las provincias forales. Si el PNV renuncia al Estatuto, Álava quedaría en posición de separarse de «Euskadi».

El Estatuto Alavés es más que un proyecto: es una amenaza tangible para el entramado nacionalista. Si los hombres y mujeres de UA logran hacer avanzar su idea de «Álava como Navarra», dos de las cuatro provincias españolas reivindicadas por el nacionalismo se situaría fuera de su campo de acción. ¿Bastarían las mayorías nacionalistas en Vizcaya y Guipúzcoa para legitimar ante el mundo la estrategia de Eta y de Arzallus.

Pero en UA, como en otras latitudes, aún no hay una plena conciencia de qué suponen para el nacionalismo las próximas elecciones municipales. Para el PNV se trata de un verdadero plebiscito a favor o en contra del plan Ibarretxe. Por eso, que UA y PP, e incluso PSE, se presenten por separado en Álava no puede redundar en beneficios más que para el férreo bloque nacionalista. Hay veces en que los intereses de un partido, por respetables que sean, deben ceder ante los intereses de la nación. UA es importante para nuestra democracia, y Álava como tal lo es más. Pero por encima de todo está España, y ante eso las negociaciones y proyectos que lleven a las elecciones del 25 de mayo han de hacerse con sumo cuidado, por parte de todos.

Por Pascual Tamburri Bariain, 28 de octubre de 2002.
Publicado en El Semanal Digital.