Odón Elorza, o la inutilidad del tonto útil

Por Pascual Tamburri Bariain, 13 de noviembre de 2002.
Publicado en El Semanal Digital.

La secretaria general del PP de Guipúzcoa, María José Usandizaga, ha demostrado públicamente que el alcalde de San Sebastián utiliza su cargo para hacer la política de Elkarri. Como suele suceder, el socialista Odón Elorza está en boca de todos. Según Usandizaga, los planteamientos políticos más recientes de Elorza «están en concordancia con las tesis del Partido Nacionalista Vasco».

En entrevistas al periódico separatista «Deia» y a televisión pública vasca ETB2, Elorza ha comparado el caso del nacionalismo y terrorismo vasco con el de Québec, o incluso con el de Irlanda del Norte. Un delirante tópico en absoluto aplicable al País Vasco, una smisi´n absoluta a la estrategia nacionalista. Elorza aboga incluso por cambios en la Constitución y el Estatuto, marcos que han demostrado y siguen demostrando su validez, y que «son los que garantizan el proyecto de convivencia y pluralidad de la sociedad vasca no demuestra más que sus coincidencias con los nacionalistas», en palabras de nuevo de Usandizaga.

Elorza dice ser socialista. Puede serlo, pero ciertamente parece también, cada vez más, un peón del nacionalismo más descarado. Elorza cree, como el PN, que el fin de Eta puede tener un precio político razonable, de concesiones institucionales. Elorza cree que los asesinatos de Eta y las mentiras del PNV pueden tener su recompensa e incluso, a largo plazo, que pueden merecer la autodeterminación y la independencia.

Que todo esto es una realidad palpable lo viene a demostrar cada día Elorza con sus actos. Mientras que los Ayuntamientos de Pamplona y de Vitoria ya han disuelto los grupos municipales de Batasuna, en cumplimiento de los autos de Baltasar Garzón, en San Sebastián el PSOE de Odón Elorza «ha solicitado un informe jurídico, ya que, según dijo, «sólo ha llegado una fotocopia de parte del documento judicial». Un documento que ha bastado a orillas del Arga y del Zadorra, pero que no es suficiente en la Concha donostiarra. El hecho diferencial, sin duda.

Hay una persona que tiene una opinión que da sobre el personaje y sus actos, y que aún calla. José Luis Rodríguez Zapatero fue elegido con el voto de Elorza. Zapatero debe decidir, en breve plazo, si Elorza va a representar al socialismo vasco en las elecciones municipales de 2003. Si la cobardía y los intereses de partido prevalecen, en San Sebastián sólo el PP presentará una candidatura no nacionalista. La coalición de la izquierda española con los socios de Eta es allí innegable y angustiosa. Decídanse en Ferraz, de una vez.

Por Pascual Tamburri Bariain, 13 de noviembre de 2002.
Publicado en El Semanal Digital.