Gobernar sin miedo al futuro, allí donde se pueda

Por Pascual Tamburri Bariain, 25 de marzo de 2004.
Publicado en El Semanal Digital.

25 de marzo. Mariano Rajoy no ha vencido las elecciones, y José Luis Rodríguez formará Gobierno esta primavera, amparado en una frágil mayoría parlamentaria. No obstante, y aparte de las razones de esa extraordinaria e inesperada situación, una gran mayoría de españoles siguen gobernados por el centro derecha. Algo que debe recordarse, y muy especialmente en el seno de la propia familia popular.

Es lógico que el desánimo haya cundido durante unas horas y unos días, porque se esperaba poder continuar con una acción de gobierno sin duda eficaz, y mejorarla también al servicio de España y de los españoles. Pero entre la situación actual y la de 1982 -la anterior victoria electoral socialista sobre un gobierno moderado- hay una importante diferencia: que muchas Comunidades Autónomas, Diputaciones, Cabildos y Ayuntamientos, con importantes competencias y atribuciones, con cuantiosos medios y presupuestos, están en manos del PP y de sus aliados, y que la oposición tiene esas bazas para preparar el futuro.

Debe utilizarlas. Lo peor de la perplejidad, derivada de la sorpresa y de algunos complejos de inferioridad ante la izquierda incomprensiblemente renovados, es la inacción. Los que han sido seguidores de José María Aznar deben seguir su ejemplo y no incurrir jamás en pasividad ni en derrotismo: los españoles deben saber que, allí donde gobierna, el PP lo hace conforme a su programa y a sus principios, sin temores y sin pasos atrás.

Es muy dudoso que los resultados electorales del 14 de marzo puedan extrapolarse a las futuras elecciones europeas (este junio), y menos aún a las autonómicas y municipales (antes de 2007) o a las generales (antes de 2008). Pero ciertamente, si el PP y sus socios no gobiernan ejemplarmente, cumpliendo en lo posible sus compromisos y promesas, sí habrá un riesgo de consolidación del zapatazo.

Por ejemplo, en Navarra: si Unión del Pueblo Navarro quiere evitar en 2007 un retroceso similar al experimentado por el PP, debe emplear los medios de que dispone en el Gobierno de la Comunidad Foral para combatir las tras batallas que el PP ha perdido en el conjunto de España, y que le han llevado a esta situación. La batalla por los medios de comunicación y por la cultura en el más amplio sentido; la batalla por la calle, frente a la izquierda pancartera; y la batalla por la juventud y la educación. Son tres campos en los que es necesario un cambio de rumbo y un empleo sin tapujos de todos los medios, si se quiere evitar algo peor aún. Porque, no se olvide, en Navarra está en juego algo más que un reparto de consejerías: está en cuestión el futuro de España. Nos encontramos ante una excelente ocasión para corregir rumbos, para poner soluciones, para evitar males mayores y para sanar males menores.

Por Pascual Tamburri Bariain, 25 de marzo de 2004.
Publicado en El Semanal Digital.