Fracaso, gran fracaso

Por Pascual Tamburri Bariain, 28 de abril de 2004.
Publicado en El Semanal Digital.

28 de abril. Para quien se informe sólo en los medios de comunicación afines al partido gobernante, la ministra de Agricultura, Elena Espinosa, habría sido víctima de una injusta calumnia, y sus colaboradores habrían enmendado en las últimas horas con gran esfuerzo y tesón, y voluntad de diálogo y, sobre todo, talante, buen talante, los defectos de la negociación agrícola, debidos a la mala gestión del ministro anterior del ramo del PP, Miguel Arias Cañete.

Sin embargo, la verdad, es exactamente la contraria, y los hechos -tozudos ellos– están ahí para demostrarlo. El pasado 21 de abril, la Unión Europea aprobó la nueva regulación de los mercados del aceite de oliva, del lúpulo, del algodón y del tabaco, que en la práctica implica la desaparición del algodón y del tabaco españoles, además de un duro golpe al sector olivarero.

Los demás países obtuvieron compensaciones, y en especial Italia consiguió del comisario europeo, Franz Fischler, unas condiciones muy ventajosas. En la maratón negociadora de 18 horas, Espinosa se quedó aislada. En último término, el comisario europeo ofreció a la delegación española 20 millones de euros para los olivos españoles, intentando evitar el aislamiento de España, el principal productor continental. Y Espinosa rechazó la oferta, considerándola sólo una “moneda de cambio” y confiando en una revisión de los acuerdos que los conocedores del entramado comunitario sabían ya imposible.

Todos estos reveses y errores fueron responsabilidad exclusiva del equipo socialista, que insistió precisamente en reservarse la negociación final -que pudo haberse terminado cuando Miguel Arias Cañete era ministro en funciones, pero el PSOE se negó-, y que renunció a contar con la presencia y asesoramiento de los expertos del gabinete saliente.

José Madero, portavoz del Grupo Parlamentario Popular en la Comisión de Agricultura del Congreso, ha denunciado explícitamente la segunda parte del engaño: los colaboradores de Elena Espinosa tratan ahora de presentar como una victoria la aceptación de los 20 millones de euros de compensación para los olivareros. Sin embargo, son los 20 millones que hace una semana los mismos socialistas consideraron inaceptables, y los mismos 20 millones que obtiene Portugal, con 50 veces menos superficie de olivar que España. Se diga lo que se diga, de todas maneras, los agricultores por desgracia afectados pronto comprobarán dónde está la verdad.

Por Antonio Martín Beaumont y Pascual Tamburri Bariain

Por Pascual Tamburri Bariain, 28 de abril de 2004.
Publicado en El Semanal Digital.