Polanco a la ofensiva

Por Pascual Tamburri Bariain, 22 de febrero de 2005.
Publicado en El Semanal Digital.

Canal Plus dejará de ser de pago. Polanco ha movido una ficha más en su juego, a la búsqueda del monopolio. Entre sus servidores, el presidente Zapatero y el eterno Martín Villa.

El Consejo de Administración de Sogecable decidió ayer solicitar al Consejo de Ministros que Canal Plus pase a emitir en abierto las 24 horas del día. En su momento, el grupo mediático de Jesús de Polanco obtuvo de otro Gobierno socialista una licencia para emisión codificada y para abonados, con sólo seis horas al día en abierto. Ahora los intereses de Polanco son otros, y Sogecable pide un cambio en la concesión administrativa.

Esta maniobra se había anunciado reiteradamente. Lo habían predicho todos los que permanecen al margen del monopolio mediático de Polanco. Lo había declarado sin disimulo la vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega, apelando a la “voluntad de la gente”. Y la apuesta pública del secretario de organización del PSOE, José Blanco, era la misma.

La Administración de un Estado de Derecho no puede ser arbitraria. Mucho menos la de un país democrático. La arbitrariedad genera injusticia, favoritismo y aleja la inversión, nacional o extranjera. Nadie invierte en un mercado cautivo de un poder veleitario. No si es político, como en una dictadura. Menos aún si es económico, como es el caso.

En el PSOE de Zapatero es muy difícil deslindar política de negocios, y negocios de medios de comunicación. Al fin y al cabo, sólo por decisión de Polanco y de sus medios el PSOE pudo manipular y explotar el atentado terrorista del 11 M para dar lugar a una muy inesperada mayoría parlamentaria en las elecciones generales. Pero todo se paga, y en efecto Zapatero ha comenzado a pagar. Sus estrategas calculan que estos movimientos escandalosos deben producirse ahora y no a finales de legislatura. Pero Polanco no renuncia a su presa.

¿Cómo se financiará una nueva cadena en abierto? Con la publicidad que los expertos de PRISA quieren que TVE ceda. Y si TVE quiebra ya habrá quien la compre de saldo, si conviene y cuando convenga. Por otro lado, se trata de retrasar el paso de la Televisión Digital Terrestre lo suficiente como para que sirva de espaldarazo y no de amenaza al imperio económico del gran valedor de Zapatero.

Clama el PP contra estas prácticas, y lo hace con razón. Pero tendría más razón si su política de medios hubiese sido la opuesta, en vez de buscar imposibles convivencias con quien odia todo lo que el PP representa. La solución era, y sigue siendo, libre competencia entre iguales, con una regulación pública justa, inflexible y al servicio del interés general. El resto, un camino hacia el autoritarismo por vía de hecho.

Quien se siente muy cómodo en los regímenes autoritarios y decadentes es, al parecer, el presidente de Sogecable, Rodolfo Martín Villa. Dicen las malas lenguas que este incombustible personaje se subió a un coche oficial con pantalones cortos y aún no se ha bajado. El ex jefe nacional del SEU falangista, ex ministro de UCD, ex hombre del PP, está ahora con el poder. Como siempre. Hasta que alguien deje claro, por fin, que ni en los negocios ni en la política vale todo. Que se jubile, y de paso que lo haga Polanco. Al fin y al cabo, empezaron sus negocios al servicio del mismo régimen y juntos siguen.

Por Pascual Tamburri Bariain, 22 de febrero de 2005.
Publicado en El Semanal Digital.