La joven mano derecha de Rajoy

Por Pascual Tamburri Bariain, 26 de febrero de 2007.
Publicado en El Semanal Digital.

Decían antes que detrás de cada gran hombre hay una gran mujer. Ahora, afortunadamente, las cosas han cambiado y las mujeres ocupan los primeros puestos tanto o más que los hombres. Pero Mariano Rajoy en su función de líder del PP tiene detrás de sí un equipo con un toque femenino importante, y algunos dicen que decisivo: el de Soraya Sáenz de Santamaría.

La responsable de política autonómica y local del PP, ahora además coordinadora del Programa Marco, para las elecciones autonómicas y municipales del 27 de mayo se llevó la semana pasada todas las felicitaciones posibles. Mil personas abarrotaron el domingo 25 el pequeño anfiteatro de la Casa de Campo, donde se presentaron las 680 propuestas electorales básicas que llevarán por delante los populares de toda España en su primer gran enfrentamiento electoral con el PSOE desde las ya lejanas elecciones europeas de 2004.

La verdad es que el trabajo de coordinar equipos de trabajo, escuchar opiniones, atender sensibilidades y templar gaitas -por qué no decirlo- es poco envidiable, sobre todo si el resultado va a quedar reducido a un pequeño bloc, a modo de recetario o de tarjeta del visita del PP de Rajoy. Pero Sáenz de Santamaría ha sabido hacer todo esto con tino y gusto, sin dejarse nada en el tintero pero dando una forma nueva y sin complejos al PP de siempre. A ese centro que, se espera, debe ser capaz de unir a los españoles.

Joven pero no incauta, Sáenz de Santamaría corre a sabiendas el riesgo de que la coloquen entre los de su “hornada” política, como el presidente del PPdeG Alberto Núñez Feijoo, el director de campaña, Pío García-Escudero, o los “coordinadores” Gabriel Elorriaga y Sebastián González, y en consecuencia de recibir palos por un lado y por otro sin haber hecho otra cosa que servir fielmente al partido a través de su candidato. Porque claro, el candidato es Rajoy, pero los palos que no pueden darse a éste en los lomos alguien puede tener la tentación de ponerlos en las ruedas de sus colaboradores más jóvenes y visibles.

Y es que ya los llaman, despectivamente, “los sorayos”, como si se tratase de una tribu hostil y no de una excelente baza del partido – alternativa. Tal vez por eso Soraya ha insistido, respecto a Rajoy, que ella es “exclusivamente su portavoz”, y que los méritos del Programa, si los hay, son del líder. Alguien con mano izquierda ha debido de decirla a tiempo que, en ambientes enrarecidos, asomarse por la ventana es peligroso. Pero ahí está, dicen, su mano derecha.

Por Antonio Martín Beaumont y Pascual Tamburri Bariain

Por Pascual Tamburri Bariain, 26 de febrero de 2007.
Publicado en El Semanal Digital.