Objetivo: crispar al PP

Por Pascual Tamburri Bariain, 26 de febrero de 2007.
Publicado en El Semanal Digital.

PP y PSOE están en pie de guerra. No estamos aún en el “todo vale” de las campañas, pero casi, porque desde ahora hasta que Zapatero tenga a bien ejercer su potestad exclusiva de disolver las Cortes todo va a ser, en resumidas cuentas, una larga batalla hasta la última papeleta. Lucha libre, y, por lo que vamos viendo, casi sin reglas ni límites.

La estrategia del PP la ha ido marcando Mariano Rajoy y este mismo domingo se presentó en la Casa de Campo de Madrid su programa electoral para las municipales y autonómicas. El centroderecha va a ser, sencillamente, lo que siempre ha querido ser, un punto de referencia para solucionar los problemas de los españoles, respuestas prácticas a los problemas que la gente siente, y una firme voluntad de orden democrático y de luz en las instituciones. No es poco, porque ahora mismo Si algo necesita España es tranquilidad.

Pero el PP no va atener una campaña tranquila. Frente a Rajoy, el equipo de La Moncloa ha diseñado una verdadera estrategia de guerra, en la que se va a buscar reproducir en las conciencias de los españoles el 14-M que dio la victoria al PSOE. Es decir, la medicina de esta legislatura: radicalizar su propio voto con el miedo a la derecha que viene y acusar al PP haga lo que haga y diga lo que diga de ser la “derecha extrema”. Los analistas de Ferraz parecen tenerlo claro: Zapatero seguirá en La Moncloa sólo si consigue el mismo nivel de participación electoral que en 2004, y eso sólo se puede lograr sembrando dudas en el potencial votante del PP. Y especialmente en los desilusionados por ZP.

¿Picará el anzuelo el PP? Las cosas son demasiado claras como para pensar que sí. A estas alturas del partido nadie puede ignorar que la crispación -a no confundir con la firmeza necesaria- sólo beneficia al PSOE. Pero por mucho que Rajoy lo diga la tentación puede con algunos de sus lugartenientes, que entran al trapo y favorecen, ay, los planes del todaía presidnete del gobierno.

Por Antonio Martín Beaumont y Pascual Tamburri Bariain

Por Pascual Tamburri Bariain, 26 de febrero de 2007.
Publicado en El Semanal Digital.