Los socialistas pendientes de un nuevo comunicado de ETA que les dé un respiro

Por Pascual Tamburri Bariain, 4 de marzo de 2007.
Publicado en El Semanal Digital.

El silencio de los corderos impuesto en el Comité Federal del PSOE esconde el malestar de muchos mandatarios que ven cómo ZP se juega el futuro del partido a la ruleta rusa con la izquierda radical nacionalista.

No sólo el PP está indignado con la excarcelación de Ignacio De Juana Chaos. En algunas sedes territoriales socialistas la decisión adoptada por el Gobierno sobre el sanguinario terrorista ha sido un bombazo no por esperado bien digerido. Sin grandes alharacas, porque, claro, el poder cierra muchas bocas –como quedó retratado en el Comité Federal del PSOE del sábado–, se echa en cara a Zapatero tomar la decisión sin tener en cuenta que una parte de sus compañeros se enfrentan al todo o nada en las elecciones municipales y autonómicas. Los políticos, ya se sabe, siempre contando votos. Aunque se trate de temas de moral y decencia antes que electorales. Pero es cierto que el asunto De Juana Chaos está causando un maremoto social que puede hacerle un roto electoral a cualquiera y que en ámbitos socialistas reconocen estar muy preocupados por la confusión que crea entre sus simpatizantes.

A su «número uno» le imputan muchos socialistas solo tener en su pensamiento el éxito del «proceso de paz»; y de actuar «ebrio por su instintivo optimismo» político para antes de las elecciones generales poder presentar a los españoles el final del drama de ETA. «En ésas está», mantenía un mustio dirigente del PSOE que reconocía además que Zapatero «está dispuesto a cualquier cosa para evitar que llegue un nuevo zarpazo etarra». Así lo expresó en su intervención en el Comité Federal el secretario general socialista: «Nosotros creemos en el objetivo de que no haya más muertes por el terrorismo», dijo. ¿Será capaz el presidente de dar cualquier cosa a ETA con tal de que no mate más? Pues en esas parece estar Zapatero: camino de dejar escrito su nombre en negrita en la historia o derechito a la oposición.

«Del final de ETA ha hecho su bandera política y electoral y Zapatero sabe que nada le puede detener, salvo la propia banda terrorista», señalan otras fuentes consultadas en el PSOE. Ello explicaría esta decisión sobre De Juana al igual que otras medidas polémicas adoptadas a lo largo de la legislatura. En realidad, el jefe del Ejecutivo está en una carrera hacia adelante que muchos juzgan «suicida» pero que parece resuelto a correr a cualquier precio. En realidad, visto sin la pasión del momento -tanto moral como electoral- lo de Zapatero no es un suicidio, sino más bien un juego; el juego de la ruleta rusa, claro, en el que puede terminar como un cadáver político o, según sus deseos, con una triunfal reelección con la «paz» en la mano. Lo mejor y lo peor del caso es que en este juego el presidente no depende del azar, sino de la banda terrorista.

En el cuartel general del PSOE corta el hipo saber que su líder ha puesto la agenda política del partido en manos de ETA. No es extraño, por ello, ese «manual-argumentario» al que ha tenido acceso este periódico elaborado a toda prisa por Ferraz para que los mandatarios de su formación traten de salir al paso de la indignación que acumulan los españoles. Saben los «fontaneros» del PSOE que su jefe les ha colocado en manos de la izquierda nacionalista radical y son conscientes de cómo les van a afectar a partir de ahora todas las noticias provocadoras que vayan surgiendo entorno a De Juana Chaos.

Mientras la rabia de buena parte de los españoles aumenta a medida que pasan los días, el presidente considera que se tornara en aplauso cuando llegue la feliz noticia del punto y final del terrorismo etarra. Eso al menos sale de unos mentideros monclovitas pendientes ahora de un nuevo comunicado de ETA que justifique, de alguna manera, el último movimiento de Zapatero; o de que un nuevo fuego apague el incendio De Juana Chaos.

Por Antonio Martín Beaumont y Pascual Tamburri Bariain

Por Pascual Tamburri Bariain, 4 de marzo de 2007.
Publicado en El Semanal Digital.