Abertzale Sozialisten Batasuna: el desafío de Zapatero a la legalidad

Por Pascual Tamburri Bariain, 27 de marzo de 2007.
Publicado en El Semanal Digital.

Ayer martes a las dos de la tarde terminaba el plazo legal para registrar solicitudes de inscripción de nuevos partidos políticos, en el caso de quererse presentar éstos a las elecciones municipales y autonómicas del próximo 27 de mayo. Marije Fullaondo, dirigente de la Mesa Nacional de la disuelta Batasuna, acusada por el juez Baltasar Garzón de un delito de «integración en ETA» y cabeza de lista en las elecciones europeas del 13 de junio de 2004 por la lista ilegal Herritarren Zerrenda, presentó ayer la documentación de un partido llamado Abertzale Sozialisten Batasuna. Según los portavoces del entorno etarra, en los estatutos que ayer se presentaron, ABS «apuesta por utilizar exclusivamente las vías políticas democráticas con el fin de conseguir los objetivos históricos de la izquierda abertzale, es decir la independencia y el socialismo» .

Según todos los datos hechos públicos el nuevo partido incurre en las previsiones de ilegalización de la vigente Ley de Partidos. ABS nace con un claro vínculo de filiación respecto de Batasuna, partido disuelto por ser una rama de la banda terrorista ETA. Fullaondo, además de compartir los fines y los medios de Batasuna, no ha renunciado a la violencia armada ni la ha condenado. En una situación similar, el Gobierno pidió la ilegalización de la candidatura de Aukera Guztiak en las elecciones al Parlamento Vasco en abril de 2004.

José Luis Rodríguez Zapatero se enfrenta así a una disyuntiva de la que no puede escapar: si cumple con sus obligaciones e insta a la magistratura a aplicar la Ley de Partidos se enajenará la benevolencia de los abertzales; si por el contrario cultiva la amistad de éstos, como interlocutores necesarios de su «proceso de paz», se colocará frente a la legalidad y frente a la opinión pública española. Zapatero debe elegir.

Los medios abertzales han hecho circular la idea de que «se espera que en los próximos días el Ministerio de Interior español proceda a oficializar la nueva formación». En cualquier caso, los colaboradores políticos de ETA ya han hecho saber que estarán presentes en las elecciones de mayo con al menos 269 listas municipales en el País Vasco y Navarra, y que el próximo sábado 31 de marzo presentarán su marca electoral en un acto en Bilbao. Si ASB no fuese legal los proetarras recurrirían a los diversos subterfugios posibles, desde la utilización de siglas «prestadas» como el PCTV hasta la constitución de candidaturas ciudadanas, con otros requisitos legales.

ETA quiere que Batasuna esté en las instituciones, y esa presencia es una de sus condiciones en el «proceso de paz». En anteriores desafíos al Estado de Derecho, como la salida de prisión del sanguinario asesino Ignacio De Juana Chaos o la retirada de las acusaciones a Arnaldo Otegi, el Gobierno de Zapatero se ha mostrado dispuesto a dar a la banda lo que pide. En este nuevo caso, sin embargo, lo que se pide a Zapatero está enteramente fuera de la Ley.

Por Pascual Tamburri Bariain, 27 de marzo de 2007.
Publicado en El Semanal Digital.