Internet se lleva por delante a los partidos y los medios que no se adapten a la nueva sociedad

Por Pascual Tamburri Bariain, 22 de abril de 2007.
Publicado en El Semanal Digital.

Estamos en medio de una revolución, aunque no son pocos los nostálgicos de una prensa y una política que agonizan. Internet se lleva por delante a los partidos y los medios que no se adapten a la nueva sociedad. ¿Quiénes serán las víctimas? ¿Cómo puede ser la comunicación de la próxima década? El equipo de redactores de Elsemanaldigital.com se reunió durante al pasado fin de semana en Silos (Burgos) para responder a las preguntas suscita la nueva realidad.

Las sesiones de trabajo corrieron a cargo de Antonio Martín Beaumont, director de Elsemanaldigital.com, de Graciano Palomo, director de la revista Fundalia, y del redactor jefe de Elsemanaldigital.com, Carmelo López-Arias, y contó con unas palabras de bienvenida del abad de santo Domingo de Silos, dom Clemente Serna OSB, quien resalto la «necesidad de que los medios de comunicación sean conscientes de su responsabilidad no solamente en la información de las personas, sino también en la formación», y mostró su preocupación por el «creciente grado de crispación que vive actualmente la sociedad española», que calificó de innecesario.

Para entender la nueva comunicación

La convención, que reunió a un nutrido grupo de jóvenes periodistas, ha abordado con éxito varios de los frentes que actualmente tiene abiertos la labor del comunicador y del informador. El director-editor de Elsemanaldigital.com, Antonio Martín Beaumont, se centró en ofrecer un repaso a la reciente evolución del periodismo digital en Internet, una nueva forma de comunicación que evoluciona en la misma medida en que avanzan las nuevas tecnologías y que tiene su propio lenguaje pero las mismas exigencias de profesionalidad y credibilidad que cualquier otro soporte informativo.

La irrupción de Internet y de todas las tecnologías digitales está suponiendo un cambio social del que a veces no somos conscientes. Las comunicaciones instantáneas, sin distancias y sin costes, accesibles a todos, han cambiado la vida cotidiana. 18 millones de españoles tienen conexión a la red, y disponen de un volumen de información y de actividades que hace muy pocos años ni imaginábamos. La «aldea global» y de la «sociedad de la información» que se pusieron de moda a finales de los 80 y en los 90 ha quedado superado más que confirmado. Y eso obliga a cambiar también a quienes ofrecemos (o más bien intercambiamos) información y opinión (o más bien servicios digitales de todo tipo). La pelota está en el tejado de los medios de comunicación, y de los partidos políticos por otra parte.

La comunicación sigue siendo la actividad más humana de toda, pero en la red han cambiado los comunicadores, los destinatarios y las fuentes. En un medio digital, tanto más en una sociedad digitalizada, sería un suicidio ofrecer los mismos contenidos, y de la misma forma, que en época de Gutenberg.

Y la cosa es así: la red ha cambiado más España en diez años que la imprenta en sus primeros cuatro siglos de existencia. ¿Ustedes se imaginan a alguien escribiendo en pergamino después de la generalizacion del papel, o tejiendo en casa después de la invención del telar mecánica? Pues esto es como una segunda invención de la imprenta, o como una tercera revolución industrial.

El periodismo digital es ya una realidad. Es un hecho, que a unos gusta y a otros menos, pero que ha venido para quedarse. Ahora bien, los medios digitales hemos ido construyendo nuestro camino según andábamos, porque esta disciplina lo único que tiene de seguro es que cambia las reglas del juego; pero lo hemos ido viendo, sin reglas ni teorías previas.

Tenemos un público que crece, que es joven, activo, urbano y ocupado, que tiene una formación media o alta y que tiene un acusado sentido crítico; cualquier medio en papel envidiaría el perfil de usuario de los medios digitales (que por cierto coincide con el perfil de votante más codiciado por los partidos políticos, ahora mismo), pero no puede responder de la misma manera a sus demandas (como tampoco pueden responderse sus necesidades políticas si no se cambia de estilo comunicativo) .

El usuario de medios digitales quiere contenidos variados, interactivos, que le permitan elegir, decidir y seleccionar, y cambiar en tiempo real. No es un medio alienante, sino que impone una mayor cercanía entre la realidad, el medio y el cliente, en tiempo real además. Pero además de velocidad los medios digitales ven cómo se les pide calidad. Es lógico: una nueva sociedad se está dando a sí misma un nuevo género periodístico, y una nueva manera de entender la comunicación.

Queda por ver quién es capaz de seguir el ritmo desafiante de los cambios, y también qué políticos pueden seguir a la sociedad en este camino. El director de Elsemanaldigital.com concluyó sus reflexiones con una invitación, a todos los asistentes, a no dejarse llevar por la rutina de otro tipo de medios, porque lo que se hace en la red es por definición diferente.

Un nuevo género periodístico

Por su parte, el director de la revista Fundalia, Graciano Palomo, ex director de la Agencia Efe y profesor universitario, durante doce años, de géneros periodísticos, abordó la distinción clásica entre noticia, crónica, reportaje y artículo, y la tendencia a su fusión en una mezcla de géneros que incorpora el «interés humano» como elemento básico del nuevo periodismo.

Finalmente, el redactor-jefe de Elsemanaldigital.com, Carmelo López-Arias, se centró en una sesión práctica sobre el estilo del nuevo periodismo digital a partir de los usos y prácticas del trabajo cotidiano. Precisamente la novedad del medio deja a los actuales periodistas en la red la responsabilidad de crear su estilo y su manera de hacer las cosas, ya que este género aún no tiene una doctrina propia, y va a tardar en tener profesores que puedan fijar criterios doctoralmente. Más que nunca, cada medio se define a sí mismo.

Bienvenida a Silos

La organización de este encuentro, que ha corrido a cargo de la redacción de Elsemanaldigital.com, ha contado con la participación de la revista Fundalia y el patrocinio inestimable de Caja Círculo, entidad financiera burgalesa presente en la mayor parte de las inversiones de restauración y urbanas que se llevan a cabo en Silos.

Los directores respectivos de ambos medios de comunicación, Antonio Martín Beaumont y Graciano Palomo, y los dos equipos de redacción, fueron acogidos durante este fin de semana en las instalaciones del Hotel Tres Cruces, uno de los más ampliamente dotados establecimientos hoteleros de la localidad, dirigido por la batuta experta de Emeterio Martín. El acto de inauguración de la Convención tuvo lugar en una de las salas históricas del Monasterio de Silos, cedida por el abad para estas jornadas.

Por Antonio Martín Beaumont y Pascual Tamburri Bariain

Por Pascual Tamburri Bariain, 22 de abril de 2007.
Publicado en El Semanal Digital.