Rajoy se ofrece como única respuesta a los problemas reales de España

Por Pascual Tamburri Bariain, 15 de noviembre de 2007.
Publicado en El Semanal Digital.

El Partido Popular quiere estar a punto para unas elecciones generales decisivas. A partir de hoy y durante todo el fin de semana tres centenares de cargos públicos e internos del PP se reúnen en Madrid en una Conferencia Política dedicada a poner a punto los grandes temas y los principales ejes de la oferta programática con la que Mariano Rajoy se enfrentará en marzo a José Luis Rodríguez Zapatero. Aunque la reunión terminará con un encuentro multitudinario con miles de simpatizantes populares de la capital, se trata ante todo de un hito en la preparación de la campaña electoral, precisamente cuando el Gobierno se halla en sus horas más bajas.

El secretario general de los populares, Ángel Acebes, explicó ayer que la Conferencia Política planteará una «oferta a los españoles de un proyecto político que aborde de verdad los problemas reales que en estos momentos tiene España». El objetivo del PP, ante las próximas elecciones, no es sólo vencer en las urnas sino, tras conquistar el Gobierno, ofrecer a España y a los españoles unas políticas que resuelvan los problemas pendientes, incluyendo los que Zapatero no ha resuelto y los que el actual Ejecutivo ha creado.

Juan Costa, coordinador del programa electoral del PP, va a presentar ante los suyos Un programa para ganar. Rajoy encargó al equipo de Costa esa tarea, convencido de la importancia de la cita electoral, ya que una segunda legislatura de Gobierno de Zapatero sería funesta para las aspiraciones de España a consolidarse como potencia respetada en el escenario internacional, como país unido y cohesionado y como economía eficiente y solidaria. Rajoy y Costa saben que el PP debe hacer lo imposible por vencer y gobernar.

La economía española no va bien con Zapatero, y tras dos legislaturas de crecimiento y optimismo con José María Aznar todas las alarmas están saltando. Esa situación justifica el trabajo de los secretarios ejecutivos del PP, Miguel Arias Cañete y Ana Pastor, que plantearán como ofrecer a los ciudadanos Una economía más social, con la colaboración de algunos e los principales dirigentes del PP y sobre todo con el aval de una gestión exitosa en un pasado cercano pero ya añorado.

La Conferencia del PP, sin embargo, no quiere hablar de pasado sino de futuro, y sobre todo de un futuro de unidad y crecimiento compartidos para todos los españoles. Frente a la incertidumbre creada por Zapatero y pos sus aliados soberanistas, los secretarios ejecutivos Ignacio Astarloa y Soraya Sáenz de Santamaría coordinarán estos días una mesa de trabajo en torno a Los valores del pacto constitucional. La unidad de España, la defensa de la Constitución y la igualdad de todos los ciudadanos han pasado a ser signos distintivos del PP, ya que las políticas del actual Gobierno han creado problemas y divisiones donde no los había.

España es en 2007 menos fuerte, menos prestigiosa y menos respetada en el mundo; los españoles se sienten menos optimistas, más divididos y con dudas sobre el futuro en todos los puntos. Esa situación no es el fruto de la coyuntura sino el resultado de unas políticas erráticas y erróneas, las del PSOE, a las que el PP quiere responder con soluciones concretas, realistas y atractivas. Desde esta Conferencia Política, el PP está ya en campaña electoral, su programa se centra en vencer y su oferta, por extensa y articulada que sea, se resume en un solo punto y en una sola persona: que el protagonista de estas jornadas, Mariano Rajoy, triunfe en su carrera hacia la presidencia del Gobierno. El PP se juega mucho en el empeño, pero España también.

Por Pascual Tamburri Bariain, 15 de noviembre de 2007.
Publicado en El Semanal Digital.