La alcaldesa Yolanda Barcina imparte una lección de estilo electoral

Por Pascual Tamburri, 10 de enero de 2008.

«Si algún día soy presidente de UPN es algo que nunca delegaría». Con esta frase, que dice muchas cosas en pocas palabras, la alcaldesa de Pamplona ha rechazado la presidencia del Comité de Listas de Unión del Pueblo Navarro. Ese comité está compuesto por representantes del Comité Ejecutivo y del Consejo Político, y su presidente nato es Miguel Sanz, presidente del Gobierno y del partido. El pasado lunes, tras la reunión preceptiva del Ejecutivo, Sanz anunció su intención de delegar la tarea en Barcina. Los medios de comunicación dieron por hecha la aceptación, pero las cosas han sido de otra manera: desde el martes por la noche corría el rumor de que la alcaldesa no asumiría la delegación.

El próximo viernes 18 las listas de la coalición UPN-PP al Congreso y al Senado tienen que ser votadas por el Consejo Político de UPN, de manera que la tarea del Comité de Listas es urgente. Junto a Sanz lo forman el secretario general Alberto Catalán, Jerónimo Gómez y Chon Latienda por el Comité Ejecutivo, y Eradio Ezpeleta, Conchi Mateo y José Carlos Garde por el Consejo Político.

Su trabajo no es fácil, ya que se anuncia una gran renovación con múltiples alternativas. La prensa local filtró la preferencia de Miguel Sanz por Santiago Cervera, ex consejero de Salud, para suceder como cabeza de lista al Congreso a Jaime Ignacio Del Burgo. Sin embargo, la página digital de éste ha apostado reiteradamente por la propia Barcina para esa función. Y en esa apuesta, ligada también a la futura sucesión de Sanz, puede estar alguna de las explicaciones del desencuentro.

Con Barcina en la redacción de las listas –pero en un órgano fuertemente controlado- resultaba altamente improbable, aunque estatutariamente no imposible, una candidatura de la propia alcaldesa. Eso habría facilitado la candidatura oficiosa de Cervera, un hombre de indudable capacidad pero que desata pasiones encontradas en el seno de UPN. No hay que olvidar que fue su candidatura al Parlamento Europeo en 2004, presentada por Sanz y rechazada por el Consejo Político, la que llevó a modificar los trámites preelectorales en el seno de UPN.

La exhibición pública del desencuentro entre Sanz y Barcina no parece, por otro lado, una casualidad. Se trata de dos políticos expertos, y si la cosa se ha sabido fuera de los círculos habituales es porque uno de los dos, o quizás los dos, lo ha querido. Los próximos días y semanas dirán por qué.

En cualquier caso, es importante que los intereses personales se subordinen ahora y siempre al bien superior de Navarra y de España. UPN va a ganar sin duda las elecciones de marzo, como lo ha hecho siempre que ha concurrido en coalición con el PP, sea quien sea el cabeza de cartel. Pero es importante que sea el mejor, el que mejor represente los principios de UPN y mejor vaya a defender en Madrid lo que constitucionalmente representará, que es la soberanía nacional española. Sea Cervera o sea Barcina, sin olvidar por supuesto las candidaturas cualificadas y fiables de Carlos Salvador y de José Ignacio Palacios, por ejemplo, esto es lo importante: vencer, vencer por una gran diferencia, y que los hombres y mujeres que vayan a las Cortes no se pierdan en vericuetos mezquinos, porque allí no serán portavoces de su pueblo o de su comarca, sino del conjunto de España, incluyendo esta parte cualificada de la misma a la que hace algunos siglos llamamos Navarra.

Pascual Tamburri Bariain
El Semanal Digital, 10 de enero de 2008, sección «Ruta Norte».
http://www.elsemanaldigital.com/blog/alcaldesa-yolanda-barcina-imparte-leccion-estilo-electoral-78075.html