Los abertzales se unen y ponen al PSOE ante el abismo

Por Pascual Tamburri, 28 de febrero de 2008.

Los votos de ETA van a ser decisivos en el País Vasco y Navarra, donde la Nafarroa Bai de Uxue Barkos apuesta por una rentable ambigüedad y Zapatero podría hundirse en el abismo.

La ilegalización de Batasuna y sus derivados ha cambiado los mapas electorales en el País Vasco y en Navarra. Ya se comprobó en las anteriores elecciones generales, y más aún en las autonómicas y municipales, qué terremoto supone la ausencia de la izquierda abertzale. Ahora estamos a punto de ver cómo, por paradoja, la ausencia del PCTV y de ANV incrementa la capacidad de presión política de los terroristas.

Al fin y al cabo, durante décadas, ya habíamos asumido la presencia de HB y sus secuelas. Una presencia testimonial, en la medida en que desde el final de la Transición la izquierda había renunciado a sus viejas amistades (no del todo, como luego hemos visto) y los jeltzales seguían sintiendo toda la distancia que hay entre Neguri y el Goyerri. Eran votos y escaños aislados, inutilizados, lepenizados. Luego las cosas cambiaron: las cambió la tregua, las cambió la ilegalización y las terminó de cambiar Zapatero. Que es quien más tiene ahora que perder.

Uxue Barkos encabeza las listas de Nafarroa Bai, pero el ideólogo de la coalición, y su estratega de probada capacidad, es el abogado Patxi Zabaleta. Zabaleta salió del entorno de ETA por su discrepancia sobre la utilidad de la violencia, y ha montado un invento más que exitoso basado en un dosificado equilibrio de independentismo, izquierdismo, progresismo, talante y napartarrismo/navarrismo. En 2004 NaBai logró ser la tercera fuerza y conquistó un escaño abertzale en Madrid (el de Barkos), y en 2007 NaBai adelantó al PSOE y se colocó como segunda fuerza en Navarra, liderando una alternativa a UPN. Bien, Zapatero al final echó cuentas (en todos los sentidos) y vio que no le convenía la cosa, pero ahí queda el desafío: con o sin el PSOE toda alternativa a UPN pasa hoy por los de Zabaleta.

NaBai basa su éxito de este último año en la aparición de dos novedades: la ilusión abertzale (una ilusión de bases reales, ya que se ve posible la victoria) y el voto útil. En efecto, además de los coaligados (EA, PNV que pone los medios, Batzarre y Aralar que pone la idea), NaBai cuenta con votos de los desilusionados del PSOE, de los decepcionados de IU y de los huérfanos de Batasuna. Precisamente este último factor es el que más inquietud siembra entre los socialistas.

¿Por qué los votos etarras son tan codiciados?

Zabaleta conoce perfectamente el mundillo etarra, del que viene. De hecho, ahí están sus amistades y sus ideas, aunque el proyecto político, de momento, sea diferente. Y siempre hay puentes tendidos. Hace unos días, al ser detenida la Mesa Nacional de Batasuna, fue capturado en Leiza Mikel Garaiondo, miembro de Ekin. La detención, así son las cosas, se produjo en casa de Zabaleta, porque Garaiondo es pareja de Miren Zabaleta, hija del político. Cosas de familia, como se ve.

Pero no es una casualidad. Ustedes se acordarán de cómo en 2003 UPN ganó las elecciones en Leiza, pero Silvestre Zubitur no gobernó por la unión –premonitoria- entre Aralar y EA. El equipo de gobierno dio siempre entrada en el Ayuntamiento a los representantes de la candidatura batasuna ilegalizada. Curiosamente, en 2007 en Leiza se presentó una de las candidaturas batasunas (ANV) que Zapatero no quiso ilegalizar, y frente a ella Aralar –en el pueblo de su líder, y después de haberlo obernado cuatro años- ¡renunció a presentarse! Do ut des: Batasuna gobierna hoy Leiza con mayoría absoluta, y NaBai tuvo en las elecciones al Parlamento de Navarra muchos votos salidos del gueto.

El PSOE tiene miedo

NaBai juega con varias barajas a la vez. Moderados en los medios y en la Ribera, progresistas, suaves, tolerantes, simpáticos incluso, teóricamente se enfrentan a la petición batasuna de abstención o voto nulo ante las elecciones del 9-M. Sin embargo, ¿esa petición es creíble en Navarra? Vista la situación es de temer una transfusión masiva de papeletas, y que no sea además la única a favor de Barkos.

Los votos batasunos prestados pueden hacer despegar de nuevo a NaBai. Si a Barkos le va bien la tormenta en el PSOE (que además perdería un senador y quizás un diputado) sería de órdago, y sobre todo se volverían a plantear las enorme ganas que unos y otros tienen de echar a UPN del poder foral. Los de Zapatero están a un paso del abismo, y ese paso no depende tanto de ellos como –ahí están las cifras- de qué haga o deje hacer ETA. ¿Ustedes creen que es casualidad que el presidente mencionase tres veces Navarra en su debate con Rajoy? Trata de salvar los muebles y de obtener, en el resto de España, una cierta rentabilidad de sus movimientos. Porque si no le espera, con los brazos abiertos, la familia Zabaleta.

Pascual Tamburri Bariain
El Semanal Digital, 28 de febrero de 2008, sección “Ruta Norte”.
http://www.elsemanaldigital.com/blog/abertzales-unen-ponen-psoe-ante-abismo-80125.html