España, esta gran nación orgullosa, alegre y vencedora

Por Pascual Tamburri, 29 de junio de 2008.

Vencedora de sí misma, y me van ustedes a perdonar la licencia. Porque aquí lo de menos era ganar un partido u otro, ya que no deja de ser un juego con una parte importante de suerte. Se podía ganar o perder en el campo, dicho sea sin restar méritos ni a Luis Aragonés ni a sus hombres. Pero se ha ganado en las calles.

Durante décadas el orgullo nacional ha sido reprimido, vejado y marginado entre nosotros. A diferencia de cualquier otro país el sentimiento de pertenencia a la nación era considerado con alarma por los gobernantes de izquierdas, y con miedo por los de centroderecha. Era patrimonio nada menos que del franquismo, como si la nación, sus símbolos, su exhibición gozosa y la alegría de ser parte de algo grande fuesen inventos del general gallego.

Truculencias de la «memoria histórica» de unos y de los complejos de otros. Todo ello aplastado ahora mismo por la realidad del pueblo español.

Ni «roja» ni bobadas diversas: España ha salido de esta competición con los colores de la bandera nacional en todas sus versiones postmodernas, y en todas las regiones, plazas, calles y barrios los colores de todos han triunfado. Hay algo que nos ha unido a todos, que nos ha hecho vibrar juntos, y ha sido el deporte, como en otros tiempos y como en otros lugares. Ya este fenómeno «neopatriota» se anunciaba en tiempos de Aznar y de Perejil, pero ahora mismo es imparable: una generación entera es rojigualda y está vacunada contra todo prejuicio y todo complejo. Ahí está la victoria. Gracias, Luis; gracias, españoles de la calle.

Pascual Tamburri Bariain
El Semanal Digital, 29 de junio de 2008, sección «Ruta Norte».
http://www.elsemanaldigital.com/blog/espana-esta-gran-nacion-orgullosa-alegre-vencedora–84847.html