Más «pelotas» y menos «cojones»: el PSOE contra Alfredo Landa

Por Pascual Tamburri, 6 de diciembre de 2008.

Miguel Sebastián pide ‘pelotas’ mientras Pedro Castro llama ‘tontos de los cojones’ a los votantes de derechas como Alfredo Landa. Eso sí, sin complejos.

Ustedes perdonen, pero la noticia nos obliga a ser groseros. Rafael García Serrano ya incluyó la voz «cojones» en su Diccionario para un macuto, con grave conmoción de los meapilas de entonces. Ahora, y en muy pocos días, el alcalde socialista de Getafe y el ministro socialista dicen que de Economía (uy, no, aún no) han venido a darle la razón. Miguel Sebastián quiere que Europa muestre sus «pelotas» (o sea, balls) ante la crisis (que hace cuatro meses no existía). Pedro Castro nos llama -como recogió El Semanal Digital– «tontos de los cojones» a los de las derechas. Entre tanto exceso inguinal mi única pena es que García Serrano se muriese sin ser académico, porque los hay con menos méritos y, vista la situación política, con menos clarividencia.

Hay que tenerlos bien puestos, alcalde

Pedro Castro, alcalde de Getafe y presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias se ha preguntado en público «por qué hay tanto tonto de los cojones que vota todavía a la derecha». La derecha, que oculta a menudo su propia razón social, se ha enfadado, pero poquito. ¡Despierte usted, caballero! Cuando el egregio Castro habla de tontos se refiere a usted, sí, a usted que dice que es de centro sin saber qué es eso.

El principal problema de Castro es que en España hay demasiada gente de derechas. En el PSOE esa opinión no es nueva, y ya en la guerra que tanto les excita la memoria trataron de poner solución al asunto en sus checas. Parece que no lo consiguieron, y que lo suyo va a menos mientras que los «tontos», incluso sin suficientes pastores, vamos a más.

Castro debería darse una vuelta por los ambientes juveniles. No por el de Juventudes Socialistas –que de hecho no existe más que como sigla de conveniencia- ni por el de la extrema izquierda que el PSOE subvenciona, apoya o cuando menos tolera. Vaya usted, señor Castro, y búsqueme grupos consistentes de gente «de izquierdas». Va a volver usted muy triste a la Casa del Pueblo, condenada a la extinción por defunción al menos por donde yo ando. Porque el futuro es de derechas, aunque los así etiquetados no sepan ni qué quiere decir eso, ni realmente han escuchado la palabra más que con temor o como insulto. Pero eso, señor Castro, no es mérito de ustedes, sino de los cobardicas que demasiado a menudo han tenido delante. Otro día explicaremos tanto miedo.

Los complejos no son sólo de izquierdas

Tiene su gracia que mientras Castro se nos ponía gonadalmente despectivo el ministro más fino y elegante del agonizante Gobierno haya pedido lo contrario. Es decir, «más pelotas», que según Miguel Sebastián deberían ponerse encima de la mesa para afrontar la crisis. Háganselo mirar ustedes, señores. O quieren más «tontos sin cojones» o quieren que tome las riendas quien tenga «pelotas para hacerlo», pero las dos cosas a la vez no pueden ser. A ver, Miguel, escucha atentamente: ¿tanto fervor testicular no será un reconocimiento implícito de que España y Europa están mejor cuando gobierna la derecha de principios? ¿No estaréis pidiendo desde el fondo de vuestros complejos que pase de vosotros este cáliz y que arregle las cosas quien sabe, puede y quiere hacerlo?

Compare y elija, sin más

Veamos, ciudadano lector, ¿usted quiere ser como Pedro Castro, vestir como Miguel Sebastián o parecerse al actor más taquillero y reconocido de nuestro cine? No, no piense usted en Alfredo Mayo. Eso es historia –y como tal, bien o mal y aunque Zapatero no quiera, pasada. Alfredo Landa, varón, español, católico y por si fuera poco navarro, se lo dijo el domingo pasado a Karmentxu Marín en El País: «Tiene fama de ser un poco fachilla…». Respuesta: «¿A qué le llama usted fachilla? Yo soy de derechas». Lo que Castro llamaría un tonto «de cojones», a riesgo de que Sebastián le pida después asesoramiento financiero. Ahí lo tiene usted: o con Castro y Sebastián o con el navarro Landa, que por cierto ni se avergüenza de ser de derechas ni de tener amigos de derechas.

Para vías intermedias, salvo en el nombre y en los complejos, no sé dónde puede usted dirigirse. Tontos, desde luego, muchos, tantos como ya preveía el Eclesiastés. Pero sin derroches gonadales, me temo. Elija usted: puede ser como Alfredo Landa o como un sectario más o menos ilustrado de éstos que sacan la lengua a pasear. ¿Aún lo duda, caballero? ¿Aún se sonroja, señorita? Quédese con Landa, hágame usted caso, que sabe de qué va esto.

Pascual Tamburri Bariain
El Semanal Digital, 6 de diciembre de 2008, sección «Ruta Norte».
http://www.elsemanaldigital.com/blog/pelotas-menos-cojones-psoe-contra-alfredo-landa-90515.html