Internet o la última batalla contra el pensamiento único de Sinde y ZP

Por Pascual Tamburri, 7 de diciembre de 2009.

La Red arde para Ángeles Gónzalez-Sinde. Está muy feo vender tolerancia a precio de censura. Difícil de vender. Pero no nos engañemos, la culpa no es sólo de Zapatero.

Unanimidad es una palabra demasiado seria incluso para pensarla. No hay unanimidad en la Internet española, porque alguien habrá que de verdad se trague la censura que quiere montarnos Ángeles Gónzalez-Sinde. Si no fuese así no habrían ganado las elecciones, para empezar. Aunque no es cosa de partidos, me temo. Ni siquiera de adhesiones inquebrantables de las que duran medio asalto. Algo más complicado y variado, pero muy mayoritario -como ha destacado El Semanal Digital-, me temo.

Ángeles Gónzalez-Sinde se juega la cartera de ministro, perdón de ministra, por haber intentado colar una Adicional liberticida en el anteproyecto de la Ley de Economía Sostenible. ¿Va a limitar un burócrata apesebrado a la rosa puñetera un derecho fundamental, de los que la Constitución se limita a reconocer porque son previos y superiores a ella? Uy, qué feo. Esas cosas, compañera, ya se llevaron por delante a la hermana Carmen Calvo, porque una cosa es que los titiriteros estén sacando una pasta de derechos de autor que no son suyos y otra bien distinta que eso sea prudente de cara a unas elecciones. O que sea justo.

Aquí el único con licencia para espiar y censurar es fray Alfredo Pérez Rubalcaba, que para eso tiene pinchado todo, todito, todo. Pero hay un salto, de Sinde a Rubalcaba. Y a este paso, compañera, no lo vas a dar. Te han pillado, y al jefe ya lo conoces: el marrón te lo comes tú, porque nuestro seráfico presidente no puede descender a estas vulgares disputas entre mortales. A menos que tengas una bonita grabación con su opinión privada, que te podría servir para alargar tu agonía, y si no para hacer un dinerillo en la red si te echa antes de que entre en vigor tu ley.

Date por desahuciada, hermana, Zapatero ya ha dicho que «no se va a cerrar nada» en Internet, «ninguna página web, ni ningún blog». Prepara las maletas, te queda un asalto. Estas cosas son así, ya lo sabías, y además no es cosa sólo de tu partido. En todas partes cuecen habas, y los mayores partidarios del pluralismo, la libertad e Internet se tornan censores y represores cuando tienen la sartén por el mango pero les empieza a picar el Twitter ajeno… para después negarse a sí mismos si les pillan. Siempre hay algún pringadete dispuesto a dejarse partir la cara por el jefe, con una vaga promesa de paraísos futuros.

Hoy le ha tocado a Sinde. Piénsenlo ustedes –con pluralismo, claro, claro- mientras leen el manifiesto, que en honor a la verdad a mí me llegó a través del amigo Dan Aidû Nail.

Manifiesto en defensa de los derechos fundamentales en internet

Ante la inclusión en el Anteproyecto de Ley de Economía sostenible de modificaciones legislativas que afectan al libre ejercicio de las libertades de expresión, información y el derecho de acceso a la cultura a través de Internet, los periodistas, bloggers, usuarios, profesionales y creadores de Internet manifestamos nuestra firme oposición al proyecto, y declaramos que…

1.- Los derechos de autor no pueden situarse por encima de los derechos fundamentales de los ciudadanos, como el derecho a la privacidad, a la seguridad, a la presunción de inocencia, a la tutela judicial efectiva y a la libertad de expresión.

2.- La suspensión de derechos fundamentales es y debe seguir siendo competencia exclusiva del poder judicial. Ni un cierre sin sentencia. Este anteproyecto, en contra de lo establecido en el artículo 20.5 de la Constitución, pone en manos de un órgano no judicial -un organismo dependiente del ministerio de Cultura-, la potestad de impedir a los ciudadanos españoles el acceso a cualquier página web.

3.- La nueva legislación creará inseguridad jurídica en todo el sector tecnológico español, perjudicando uno de los pocos campos de desarrollo y futuro de nuestra economía, entorpeciendo la creación de empresas, introduciendo trabas a la libre competencia y ralentizando su proyección internacional.

4.- La nueva legislación propuesta amenaza a los nuevos creadores y entorpece la creación cultural. Con Internet y los sucesivos avances tecnológicos se ha democratizado extraordinariamente la creación y emisión de contenidos de todo tipo, que ya no provienen prevalentemente de las industrias culturales tradicionales, sino de multitud de fuentes diferentes.

5.- Los autores, como todos los trabajadores, tienen derecho a vivir de su trabajo con nuevas ideas creativas, modelos de negocio y actividades asociadas a sus creaciones. Intentar sostener con cambios legislativos a una industria obsoleta que no sabe adaptarse a este nuevo entorno no es ni justo ni realista. Si su modelo de negocio se basaba en el control de las copias de las obras y en Internet no es posible sin vulnerar derechos fundamentales, deberían buscar otro modelo.

6.- Consideramos que las industrias culturales necesitan para sobrevivir alternativas modernas, eficaces, creíbles y asequibles y que se adecuen a los nuevos usos sociales, en lugar de limitaciones tan desproporcionadas como ineficaces para el fin que dicen perseguir.

7.- Internet debe funcionar de forma libre y sin interferencias políticas auspiciadas por sectores que pretenden perpetuar obsoletos modelos de negocio e imposibilitar que el saber humano siga siendo libre.

8.- Exigimos que el Gobierno garantice por ley la neutralidad de la Red en España, ante cualquier presión que pueda producirse, como marco para el desarrollo de una economía sostenible y realista de cara al futuro.

9.- Proponemos una verdadera reforma del derecho de propiedad intelectual orientada a su fin: devolver a la sociedad el conocimiento, promover el dominio público y limitar los abusos de las entidades gestoras.

10.- En democracia las leyes y sus modificaciones deben aprobarse tras el oportuno debate público y habiendo consultado previamente a todas las partes implicadas. No es de recibo que se realicen cambios legislativos que afectan a derechos fundamentales en una ley no orgánica y que versa sobre otra materia.

Pascual Tamburri Bariain
El Semanal Digital, 7 de diciembre de 2009, sección «Ruta Norte».
http://www.elsemanaldigital.com/blog/internet-ultima-batalla-contra-pensamiento-unico-sinde–103217.html