¿Y si la economía mejora, qué hacemos con los asesores?

Por Pascual Tamburri, 16 de agosto de 2010.

Las encuestas van bien para el PP, o más bien mal para el PSOE. Pero la ventaja electoral de Rajoy y la estrategia marcada por sus consejeros dependen demasiado de esta crisis.

El PP superó en julio al PSOE en 6,3 puntos en apoyo electoral. En agosto no parece que vaya a peor. Para el partido de Mariano Rajoy es la mayor ventaja teórica desde que José Luis Rodríguez Zapatero ganó las elecciones en 2004. Y entonces lo hizo, por cierto, contra todas las encuestas, incluyendo el Barómetro de Opinión del CIS. Aunque el CIS no podía prever ni la masacre del 11M ni su gestión.

La diferencia entre los dos partidos va unida a la percepción de la economía. Una mayoría amplia de españoles cree que la economía va mal, que es un problema decisivo y que Zapatero o lo ha hecho mal o directamente es culpable de la situación. El 78% de los españoles ve el paro como el principal problema de la nación, y el 51´3% se refiere en general a la economía.

Aparentemente es una ecuación política muy sencilla: si los españoles creen que la economía es el problema hay que centrar las propuestas políticas en la economía; y si además hay que dar menos o ninguna importancia a otras cosas tanto para recoger el fruto del descontento económico como para no cerrar puertas a alianzas con los nacionalistas, todos los asesores de Mariano Rajoy harán coro para decir lo mismo. Ya lo hacen, y lo mismo repiten, con matices menores, los que en círculos concéntricos alrededor del líder esperan el resultado personal de la victoria electoral.

Hay que pensar en lo peor… por si llega

No obstante, este análisis, que es ahora mismo el oficioso del centroderecha, tiene graves flaquezas que conviene recordar. Y especialmente el líder debe tener en cuenta algunos hechos más sutiles que el elemental silogismo anterior.

Uno. El deterioro económico se asocia al PSOE y a su líder, y del PP una mayoría espera una mejor gestión económica. Es un hecho. Pero también lo es que la ventaja del PP en las encuestas se debe al descenso de la izquierda, no al ascenso de la derecha, por mucho que haya hablado de economía. Así que, efectivamente, el PP conserva su voto, leal y no precisamente por razones económicas, pero su economicentrismo no genera mucha transferencia de votos.

Dos. El PSOE ha perdido intención de voto a medida que se ha ido sintiendo la crisis, y está en un punto muy bajo. Pero las encuestas detectan un número creciente de descontentos de hoy con confianza en una mejora en un futuro cercano, a un año vista. Es decir, que hoy no votarían a Zapatero, asociado a la crisis, pero esperan que ésta termine más pronto que tarde, sin haber pensado la mayoría de ellos en votar al PP.

Tres. Un porcentaje creciente de votantes que no decide su voto por razones económicas y que podría votar al PP como esperanza para otros problemas de la nación (la unidad de ésta, la ofensiva revolucionaria del zapaterismo, la subversión institucionalizada, el ridículo internacional, el desastre autonómico, el aborto) se siente desconcertado a medida que el PP y algunos de sus rostros locales hablan sólo de economía y de las vergüenzas menores del zapaterismo, rehuyendo temas mayores. Ese desconcierto no es, por lo menos, una buena noticia.

Cuatro. Es improbable que la crisis haya terminado en 2012. Pero no es imposible que entonces haya mejorado mucho la percepción social de la situación, aunque las realidades sean otras. Un neomarxismo (un determinismo económico vale lo mismo que otro) tiene fuerza si el ciudadano cree que la economía es lo principal y que debe ser gestionada de otro modo, mejor; pero si unos nunca creyeron que la economía fuese lo principal y otros dejan de creer que va mal… ¿qué hacemos con los asesores? Y, sobre todo, ¿qué hacemos con las esperanzas que aun quedan de que la revolución cultural y moral impuesta por el socialismo desde 1982 pueda ser derrotada y suprimida con un cambio político?

Porque esos y no otros son los mejores votos de Mariano Rajoy, y que no se olvide esto por el bien de todos.

Pascual Tamburri Bariain
El Semanal Digital, 16 de agosto de 2010, sección «Ruta Norte».
http://www.elsemanaldigital.com/blog/economia-mejora-hacemos-asesores-108949.html