Una de héroes: Pedrojota contra Berlusconi

Por Pascual Tamburri, 17 de diciembre de 2010.

La eterna persecución de un hombre que sigue sin ser el más rico ni el más poderoso. Silvio Berlusconi es, eso sí, el más votado. Lo que también le da enemigos aquí.

Hay veces que al leer El Mundo uno echa de menos El País de otros tiempos. Y esas veces suelen coincidir cuando colocan por la portada la política italiana. Qué pena que los electores italianos y los diputados de aquel país tengan su propia opinión y hayan hecho completamente prescindible una larga campaña antiberlusconi en la que, sin querer, ha venido a coincidir con la izquierda la prensa que compra parte de la derecha española.

Hace unos días El Mundo nos despertaba con el “Despierta Italia, te mereces un Gobierno mejor” de los manifestantes. Ya se ve que Italia no quiere cambiar tanto, o al menos no quiere hacerlo en la dirección propuesta por los manifestantes: Silvio Berlusconi superó con bien su moción de confianza, y se descarta un adelanto precipitado de las elecciones y, sobre todo, entregar el poder a un Gobierno de “técnicos”, concepto que en Italia suele arropar los intereses del gran capital local.

Querían deshacerse de Berlusconi, y para conseguirlo se ha recorrido a casi todo. Historias festivas de varios tipos y, por si no hubiesen bastado, historias variadas de corrupción, todas por demostrar pero ninguna casual. Porque nadie puede pretender que sea casualidad por ejemplo la persecución extendida al alcalde de Roma, Gianni Alemanno, justo cuando su lealtad a Berlusconi en detrimento de la escisión de Gianfranco Fini privó de envergadura a ésta.

Cada uno es libre de creer en los Reyes Magos que quiera, pero yo estoy bastante seguro de que a los señores del Corriere della Sera, que son los señoritos del marqués, ya no les visita el Ratoncito Pérez. ¿Ustedes que creen?

Es fatigoso comparar lo que se dice por aquí de los distintos actores de la comedia. Tomemos por ejemplo la izquierda: si uno lee la prensa española parece que la izquierda italiana sea una colección de demócratas y de defensores de la libertad, cuando se trata de una colección dispersa de herederos del PCI, o sea de Togliatti y Gramsci, y sobran explicaciones. Si yo fuese IU me quejaría de los malos tratos recibidos por mucho menos. Y qué decir de los democristianos; vistos desde la prensa mayoritaria de nuestro país los muchachos de Pierferdinando Casini son un dechado de virtudes y de modernidades, cuando si por ellos fuese estaríamos aún gozando de un pentapartito con todo (todos los puestos quiero decir) pactado.

Berlusconi lleva veinte años molestando a la clase política. Cuando apoyó precisamente a Fini contra la candidatura comunista a la alcaldía de Roma, el empresario de la televisión nos dijo que lo hacía por patriotismo, por evitar una Italia en manos de los marxistas. Empleó medios heterodoxos, pero lo consiguió, aunque para ello tuvo que crear de la nada una alternativa y dar entrada en ella a los postfascistas y a la Liga Norte. Ahora sabemos que también molesta a parte de la prensa española, y agrupada de modo transversal a las supuestas ideas políticas de cada uno.

Con el tiempo lo entenderemos, quizá tenga que ver con el peso de Telecinco en Prisa, a la que en cierto sentido ha salvado. Tiempo tenemos, desde luego, porque Zapatero nos anunció que España adelantaría a Italia, no nos dijo en qué sentido y aún no le hemos visto hacerlo en ninguno de los posibles.

Pascual Tamburri Bariain
El Semanal Digital, 17 de diciembre de 2010, sección “Ruta Norte”.
http://www.elsemanaldigital.com/blog/heroes-pedrojota-contra-berlusconi-111474.html