Por qué Lasarte, Bolinaga y Nazabal son mejores que el general Videla

Por Pascual Tamburri, 20 de mayo de 2013.

Los mismos que piden libertad para los asesinos, terroristas y torturadores de ETA se alegran de la muerte en prisión del presidente Videla. Impúdica incoherencia.

Valentín Lasarte, siete asesinatos al menos, un terrorista etarra tan poco arrepentido como para apoyar a Bildu, circula libremente por nuestras calles. También lo hace, en una agonía que no termina de terminar, Josu Uribetxeberria Bolinaga. Vicente Nazabal mató a Jesús Ulayar ante su hijo, recibió una condena breve que no cumplió entera y a su salida fue aclamado por el Ayuntamiento de su pueblo y contratado por un político profesional. No sólo aquí sino en toda España hay muchas personas muy contentas de la libertad de estos criminales, que la creen algo bueno, positivo (e incluso santo), que creen excesiva, injusta, ineficaz o en cualquier caso lamentable su condena a prisión, y que habrían rechazado indignadas una condena mayor, una cadena perpetua y no digamos una pena de muerte.

Ustedes se han alegrado de que Videla, un anciano ex presidente de Argentina que combatió una virtual guerra civil, haya muerto sin la mínima remisión de sus condenas ¿Sentaría usted a su mesa antes a un Nazabal que a un Videla? Esas mismas personas, progresistas o acomplejadas, han aplaudido que el general Jorge Rafael Videla haya muerto en un presidio civil a los 87 años cumpliendo toda una serie de condenas a perpetuidad. ¿Eran Lasarte, Nazabal y Bolinaga mejores que Videla o es que nuestros moralistas de cabecera tienen dos pesos y dos medidas? Desde luego, no aceptarían que Bolinaga fuese tratado como él trató a José Antonio Ortega Lara.

Respecto a Bolinaga, Baltasar Garzón dijo que “un Estado de Derecho no puede permitir que una persona muera en prisión“. Al morir este 17 de mayo Videla no he leído nada parecido ni del ex juez ni de ninguno de sus partidarios.

No creo que el gobierno de Jorge Rafael Videla ni la gestión militar de Luciano Benjamín Menéndez fuesen ejemplares sino, al revés, muy llenos de errores. Pero en la vejez del presidente, y también a su muerte, argentinos y extranjeros han agotado el repertorio de adjetivos ofensivos y nadie ha ocultado su alegría por su prisión hasta el fin. Se poco y entiendo menos de política argentina, me alegré del desembarco de 1982 y sentí la derrota como si fuese española, y en el fondo y aunque puedo equivocarme me parecieron siempre sorprendentemente más cercanos a las ideas originales de Juan Domingo Perón, Aldo Rico y el coronel Seineldín que Néstor Kirchner y que su viuda Cristina Fernández. Pero esa no es la cuestión, porque toca a los argentinos opinar de política argentina.

Lo lamentable es que se pida y se consiga para Videla tras muchos y discutibles juicios la misma dureza extrema que no se pidió ni se quiso ni para los Khmer rojos, ni para los terroristas congoleños, sudafricanos y argelinos, ni para Robert Mugabe, ni para los genocidas coreanos y vietnamitas, ni para el gulag soviético, ni para el comunismo chino, ni para la familia Castro en Cuba, ni para las Brigadas Rojas, ni para los etarras, ni para los terroristas de extrema izquierda en la misma Argentina. Las mismas personas que exigen y aplauden un castigo ejemplar para Videla exigen que no lo tengan y se alegran de que no lo hayan tenido los Lasarte, los Bolinaga, los Nazabal.

Yo creo que las muertes de Ceaucescu, de Gadafi y de Sadam Hussein (y otras) son una vergüenza para nuestra tradición jurídica, política y militar; y lamento el modo en que se produjeron aunque coincida en mi opinión con parte de los estamentos izquierdistas. Y creo lo mismo de la prisión de Mubarak (y de otras). Pero lo mismo pienso de la prisión y de la muerte del presidente Videla. No creo que pedir para Videla lo contrario que para Fidel Castro o para Vicente Nazabal sea una muestra de coherencia, ni de Garzón ni de nadie.

Pascual Tamburri Bariain
El Semanal Digital, 20 de mayo de 2013, sección “Ruta Norte”.
http://www.elsemanaldigital.com/blog/lasarte-bolinaga-nazabal-mejores-general-videla-129014.html