Terapéuticos y retroactivos

Por Pascual Tamburri Bariain, 26 de mayo de 2013.
Publicado en La Gaceta.

El diputado del Grupo Popular Rafael Hernando dijo no hace mucho que respecto al aborto había una serie de “cosas que estaban razonablemente solventadas” con la Ley socialista de 1985. Así que en su opinión una “ley de supuestos” sería una solución adecuada a la cuestión del aborto en España.

El ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, parece opinar algo parecido aunque no exactamente igual. Parecido, porque el aborto seguirá siendo legal en la España de Mariano Rajoy (como lo fue en la de José María Aznar, sin la excusa de minorías ni crisis). No será igual porque los supuestos de Gallardón no serán los mismos que fueron del PSOE antes de la “Ley Aído”.

Gallardón parece pensar en derogar esta “ley de plazos”. Se trató antes de dar a las madres la posibilidad de abortar si el embrión presenta probabilidades de enfermedades en su vida extrauterina. Cierto que triturar a la criatura parecía una terapia al menos discutible. Ahora que tanto se habla de igualdades de oportunidades y que se reservan medios para humanos con todo tipo de problemas y enfermedades es absurdo legitimar la destrucción de niños con cualquier malformación física o psíquica. Gallardón parece querer incidir en esa contradicción a la vez que deroga los meros plazos.

La senadora María Chivite dice que “el aborto tiene que ser legal por la salud de las mujeres”, al lo que cabría responder con el diputado Carlos Salvador que se enseñe una ecografía del embrión vivo a las solicitantes. Pero no olvidemos lo principal: tanto en 1985 como en 2010 el Grupo Popular votó y recurrió contra el aborto. No le han votado para que lo modifique, sino para que lo derogue, cosa constitucional y legal con esta mayoría. Si no tiene la voluntad Gallardón debe decirlo.

Por Pascual Tamburri Bariain, 26 de mayo de 2013.
Publicado en La Gaceta.