Dos fundadores malditos de una Europa prohibida (músicas celestiales)

Por Pascual Tamburri, 3 de junio de 2013.

Se cumplen dos siglos del nacimiento de Giuseppe Verdi y Richard Wagner, dos hombres que lideraron una revolución en la cultura del mundo y en la identidad de Europa. ¿Los vamos a olvidar?

2012 fue año de centenarios, la mayor parte de los cuales pasaron sin pena ni gloria. Había que elegir, pero no se si se eligió con el mejor criterio. Se dio algo de importancia al recuerdo de la Constitución de 1812, pero casi ninguna la batalla de las Navas de Tolosa de 1212, más importante para España y menos polémica. Y qué decir de 1412, del decisivo Compromiso de Caspe. Por no hablar de un 1512 en la práctica regalado a los abertzales. No se puede vivir del pasado, pero es estéril intentar vivir sin él. Y no son sólo los políticos españoles los que lo ignoran o sólo lo usan a su gusto.

2013 puede no ser tan lamentable, sobre todo porque hay menos centenarios relevantes que recordar y por tanto menos ocasiones de que nuestros gobernantes pequen por omisión o por manipulación. Pero dos personajes esenciales para la cultura contemporánea nacieron en 1813, y corren el riesgo de ser recordados sólo, y lo justo, en las salas de conciertos y teatros.

Necesitamos a Giuseppe Verdi y Richard Wagner para entender el siglo XIX de Europa y para entendernos a nosotros mismos. La complicada síntesis de raíces y de aspectos que cada uno de ellos representa está en los cimientos de nuestra identidad, no ya de la italiana y de la alemana sino en conjunto de la de Occidente. “Somos”, Roma y barbarie, mar y desierto, vírgenes y héroes. Pero sobre todo, por encima de ser a la vez todo eso y más, la música cambió con ellos y ejerció tanto de escaparate como de aula de la europeidad.

Lenin dijo, tras un concierto, que “no debía escuchar música con demasiada frecuencia. Me hace querer decir cosas amables y estúpidas…”. Música para amansar a las fieras, música para expresar grandeza, música contra materialismo rastrero. Dicho por Lenin; los hombres de 1813 prepararon su vacuna celestial contra el comunismo incluso antes de nacer éste.

Pascual Tamburri Bariain
El Semanal Digital, 3 de junio de 2013, sección “Ruta Norte”.
http://www.elsemanaldigital.com/blog/fundadores-malditos-europa-prohibida-musicas-celestiales-129276.html