Políticos muy sospechosos

Las cosas empeoran en la legislatura que empezó en 2011. Que si ya estaba complicada por la crisis económica y por la situación política se ha vuelto del revés con los sucesivos datos del CIS y del INEM y con el nerviosismo que cunde entre los cargos públicos de los grandes partidos. Aunque no por igual.

Gibraltar, el gol que no cesa

Que el fútbol es a menudo política ya lo sabíamos. Sin descender a las bajezas recientes del Fútbol Club Barcelona, las batallas sobre un prado han tenido ya un siglo de consecuencias en las batallas de la propaganda. Quién podía negar en 1938 la grandeza de Italia, triunfante en 1934 y 1938 en la Copa del Mundo, y también en 1936 en el fútbol olímpico en Berlín. Bien lo sabía Sandro Pertini, con su calculado éxtasis ante las cámaras en el Madrid de 1982, donde él, precisamente él, adquirió una aureola patriótica en su país.