Herrera tenía razón pese a la que se montó con su diatriba contra ETA

Por Pascual Tamburri, 7 de febrero de 2014.

Los asesinos terroristas animan a agitar y crear el descontento con la LOMCE. Y las escuelas e institutos bajo control abertzale siguen como siempre las órdenes. Alguno les ríe la gracia.

En el último número de Razón Española Pablo Molina explicaba en una muy bien fundada Nota “Por qué las huelgas de la enseñanza son ilegales“. Yo no creo, la verdad, que todas ellas lo sean al menos en una democracia tan folklórica como ésta, aunque hacer legales las huelgas en los servicios públicos y en la Administración no deja de ser una opción discutida y discutible, no precisamente la única democrática. Eso sí, lo que no puede ser legal, y de hecho estrictamente no lo es, es ninguna huelga o movilización en las aulas organizada por, para, con o desde un grupo de asesinos terroristas, al servicio de sus metas.

Carlos Herrera escandalizó hace unos días a tirios y troyanos comentando en Onda Cero un documento de ETA, dirigido a sus criminales presos. ¿Es excesivo decir que “la organización terrorista ha querido controlar la educación“? La verdad es que los abertzales armados planean su intervención en política “desde dentro y hacia dentro” con la meta declarada de lograr sin matar los mismos objetivos que no han logrado asesinando durante medio siglo. Eso no es una suposición, es un hecho. Es la razón misma por la que han interrumpido sus asesinatos, que no es desde luego la vergüenza, ni es el arrepentimiento.

Y bien, dentro de esos medios temporalmente no sangrientos y en coherencia con sus objetivos de siempre, está lo que recuerdan a sus presos: van hacia la “transformación del modelo económico y social“, y eso incluye como instrumento político “agitar el movimiento educacional” y como meta formar conciencias y mentes en su “propio sistema educativo“. Miel sobre hojuelas: en un clásico de la táctica leninista, se trata de captar, movilizar y utilizar “tontos útiles“, que sabiéndolo o sin saberlo trabajen en la dirección marcada por la banda.

¿Tan mala es la LOMCE? Yo creo que no es buena, porque se queda corta en muchos asuntos, es lenta en su aplicación, permite campos muertos y variedades provincianas, hay materias que ni siquiera aborda… pero algo bueno tendrá cuando la ETA la toma no ya como excusa para movilizar su parte de la sociedad (“es una oportunidad inmejorable“), sino directamente como enemiga. ETA dice que “la respuesta al ataque de la LOMCE la tenemos que situar en el plano de la soberanía, porque es un ataque directo que nos llega desde la educación” .

Por supuesto que no todos los enemigos de la LOMCE en Navarra y País Vasco son amigos de ETA; pero sí que todos los amigos de ETA se colocan al frente de la movilización contra Wert, en parte porque odian su proyecto, en parte porque quieren impulsar el suyo propio en ese caldo de cultivo. Resulta por lo menos llamativo que en los centros del modelo D públicos y privados, especialmente en los que más reclutas han proporcionado a lo largo de los años a la banda y a sus satélites, las movilizaciones han sido no sólo masivas sino similares todas entre sí: masas de alumnos formando las letras LOMCE EZ y demás. A todo esto, la Administración, que durante décadas ha dejado hacer en Navarra, no parece haber aprendido. Mucho me temo que consentir (huelgas, movilizaciones y manipulaciones) no les dará ningún beneficio sino al contrario

El más coherente ha sido el diputado Carlos Salvador que al saberse las intenciones de ETA sobre la LOMCE y la manipulación del sistema educativo en su beneficio, intenciones que están llevándose a la práctica y no se limitan a la teoría, ha lanzado algún mensaje en la línea de “algo habrá que hacer“. Pues sí, algo habría que hacer. No hacer nada o consentir, ya se ve, no tiene premio.

Pascual Tamburri Bariain
El Semanal Digital, 7 de febrero de 2014, sección “Ruta Norte”.
http://www.elsemanaldigital.com/blog/herrera-tenia-razon-pese-monto-diatriba-133636.html