Libertad de expresión, libertad para ETA: no es lo mismo

Por Pascual Tamburri, 5 de mayo de 2014.

La libertad de pensamiento no incluye siempre la libertad de expresión. Sobre todo si lo que se expresa es apoyo al terrorismo y quien lo hace ha frecuentado a ETA. ¿O sí?

El domingo 4 de mayo, día de sol y de fiesta en muchos pueblos de Navarra, Fernando Sota Virto fue detenido en Tafalla mientras participaba en una manifestación que se había convocado en su apoyo. Sota Virto tenía una orden de búsqueda y captura de la Audiencia Nacional. Una vez intentados sin éxito todos los recursos legales, el tafallés estaba pendiente de ingreso en la cárcel para cumplir la condena de un año de prisión impuesta por enaltecimiento del terrorismo.

Sota Virto llevaba un mes huyendo de una orden de captura tras ser condenado por colocar en octubre de 2011 en Tafalla fotos de los presos de ETA Iosu Bravo e Inés del Río. Dos ilustres terroristas tafalleses tomados como modelo por Fernando Sola Virto, “con la idea, bien de elogiarles a ellos, o bien de ensalzar sus actividades como tales miembros de la referida organización“. El detenido no se había entregado al ser firme la condena, y asistió a la manifestación que los abertzales de Tafalla (la plataforma “Fer Libre”) habían reunido para mostrarle su solidaridad. Allí fue visto por la Guardia Civil y detenido, no sin gritos e insultos por parte de los manifestantes.

Guste o no guste, aquello fue un delito de enaltecimiento del terrorismo. En España parece ser legal manifestarse para pedir que un criminal condenado no cumpla condena (que no es exactamente lo mismo que opinar libre y privadamente que no debería ser condenado, o que esos hechos no deberían ser delito). Pero no está muy claro el límite entre eso y manifestarse aplaudiendo lo que hizo, o volviéndolo a hacer; que fue respaldar a la ETA. La manifestación tafallesa era “Por la libertad de expresión y la solidaridad vecinal”: ¿apoyar el terrorismo es libertad de expresión?

Mandar a Fernando Sota a cumplir su condena por apoyo a ETA, que no es la primera, no es un “ataque a la libertad de expresión y los derechos humanos“. Es defender la convivencia, o eso se supone. Hay personas que se rasgarán las vestiduras, como lo hacen cuando un asesino condenado cumple condena, pero que en cambio sienten que sus derechos humanos peligran cuando un Guardia Civil cumple con su deber. Más aún porque ya en 1998 el mismo Fernando Sola Virto, con otros ilustres demócratas, pacifistas y tolerantes de Tafalla, había sido detenido por pertenecer a un grupo Y de apoyo a ETA condenado por amenazas contra el entonces alcalde de la localidad, Luis Valero. Los defensores de la libertad de expresión dieron entonces a su alcalde –por escrito- un plazo de 30 días para abandonar la ciudad, siguieron con llamadas y pintadas amenazándole y llegaron a colocar un artefacto de fabricación casera – en la puerta de su tienda. Sería, seguramente, la libertad de expresión.

Que vivimos en una provincia pequeña y satisfecha de sí misma no es ninguna novedad. Es la misma provincia en la que la hinchada radical abertzale de un club de fútbol puede causar nueve heridos en su “día de las peñas” mientras que la prensa, toda la prensa sin distinción de orientación, minimiza la cosa porque “son de aquí“. Es la misma provincia en la que uno puede ser numerario por la mañana y manifestarse a mediodía con los marxistas y abortistas que apoyan a ETA. Como siempre. No es ni mucho menos la primera vez, ni el único aspecto de nuestra vida provincial. Libertad para Sola Virto, pero ninguna libertad para los que pensamos que los terroristas deberían cumplir íntegras sus penas. Libertad y subvenciones para los violentos, futboleros o no, y la sociedad que los disculpa, pero malas caras a los guardias civiles, sobre todo si “no son de aquí“. La hipocresía es un elemento distintivo de la modernidad local, sin que el nacionalismo sea una excepción. Hipócritas.

Pascual Tamburri Bariain
El Semanal Digital, 5 de mayo de 2014, sección “Ruta Norte”.
http://www.elsemanaldigital.com/blog/libertad-expresion-libertad-para-mismo-135221.html