Un ayudante de Felipe VI desvela secretillos de sus años clave

Por Pascual Tamburri Bariain, 26 de junio de 2014.

Tampoco es para tanto. Pero Felipe VI reina sobre un Trono para el que ha sido preparado y que algunos de sus antepasados hicieron tambalearse. Es una novedad, en muchos sentidos.

José Antonio Alcina. Felipe VI. La formación de un Rey. Reedición actualizada. Prefacio del autor. La Esfera de los Libros, Murcia, 2014. 816 p.. 21,90 €.

El coronel de Infantería de Marina José Antonio Alcina del Cuvillo fue durante muchos años Ayudante de Campo del Rey y después 2º Jefe de Su Cuarto Militar, hasta su jubilación. Don Juan Carlos le nombró en 1984 Ayudante-Secretario de Don Felipe con la tarea de vigilar la educación y formación del Príncipe “acompañándole con frecuencia, orientándole y dirigiéndole con proximidad y asiduidad”.

En años decisivos de la educación civil y militar del ahora Felipe VI José Antonio Alcina estuvo a su lado, siendo a la vez partícipe y testigo de su maduración y definición. Hace diez años recogió su experiencia en sus memorias, que La Esfera de los Libros vuelve a proponer ahora con renovado interés.

El pasado 18 de junio de 2014 España asistió a la abdicación del rey Juan Carlos I y el jueves 19 de junio a la proclamación del rey Felipe VI. Durante 46 años ha sido preparado para este día, con más interés aún desde su conversión en Príncipe de Asturias en 1975. La formación de un rey no es tarea sencilla, y demasiado a menudo no son sus padres quienes la protagonizan, por necesidades del mismo servicio público y de la tradición.

Por eso es importante saber, de la mano de su preceptor, quién es Felipe VI y qué se puede o no se debe esperar de él, ahora que la Jefatura del Estado y muchos poderes escritos o no escritos están en sus manos en medio de la polémica imputación de su hermana Cristina y del desprestigio –una vez más- de la dinastía y de la institución.

Alcina fue una elección, una buena elección de don Juan Carlos. Se trataba de que don Felipe no se torciese y se preparase para este día que inesperadamente ha llegado. Por el camino del hoy Rey han pasado muchas personas y han sucedido muchas cosas que Alcina tiene la habilidad de contar de un modo ameno e interesante sin por otro lado extralimitarse, ni violar ningún secreto ni ir más allá de los que aparentemente considera sus deberes de lealtad a la persona y a la Corona.

Felipe VI ha pasado por colegios y universidades, privados y públicos, y ha sido formado como oficial en las tres Academias. Hay que entender tres cosas fundamentales: es un Rey constitucional, o está llamado a serlo y ha sido preparado para serlo; es indudablemente un Borbón, y esto impide ilusionarse con un monarca ejemplar, porque la Dinastía hasta hoy no ha dado demasiado de sí misma; y es una persona con su propio carácter y formación, con detalles de estilo y de convicciones que con el tiempo irán dando sus frutos.

Sólo a él, tras su formación, le corresponde saber qué idea de Nación y de Patria tiene –la de su padre ya la hemos visto-, o qué fe religiosa tiene y practica. Por esas tres circunstancias entrelazadas es el mejor momento para reeditar y leer las memorias de José Antonio Alcina, ya que aporta lo que nadie más puede darnos sobre el hombre que va a tener que protagonizar un cambio no necesariamente fácil en la historia de España.

Felipe VI, descendiente en línea recta de Hugo Capeto, de San Luis IX, de Enrique IV, de Luis XIV, de Felipe V y de personajes harto menos recomendables cuya obra aún hoy seguimos padeciendo. Porque con estas cosas, decididamente, no se bromea.

Pascual Tamburri Bariain
El Semanal Digital, 26 de junio de 2014, sección “Libros”.
http://www.elsemanaldigital.com/ayudante-felipe-desvela-secretillos-anos-clave-136226.htm