No condenar, no lamentar, hacia un San Fermín encapuchado

Por Pascual Tamburri, 8 de junio de 2015.

Pamplona para Bildu-ETA, con los votos de Podemos. Navarra para Geroa Bai, con los votos batasunos y los de Podemos. Y no se condena a los terroristas a los que se aplaudió.

Ya es casi oficial. Sergio Pascual, secretario de organización de Podemos, anuncia que van a “apoyar el gobierno de Geroa Bai en Navarra y será Uxue Barkos la que tendrá que liderar ese proceso de negociación. Por lo tanto, le corresponde a ella hacer las exigencias que tenga que exigir a los partidos con los que trate“. En resumidas cuentas, Pablo Iglesias da gratis sus votos a los abertzales para que gobiernen Navarra y su capital, donde perdieron las elecciones, y no piden una condena del terror de ETA que los amamantó.

Hace tiempo que Pablo Iglesias dijo que para llegar a acuerdos con Bildu tenía que condenar “el terrorismo de ETA“. Ahora se ha vuelto atrás. Lo que antes era condición necesaria, ya no lo es. Tampoco es nada raro, siendo como son dos coaliciones de extrema izquierda marxista. Y a todo esto, ¿qué hace Iglesias apoyando a un doctor en historia local por la Universidad del Opus Dei y subvencionado en sus investigaciones también por los gobiernos de la UPN?

El alcalde in pectore de Pamplona, Joseba Asirón, condenó UN (1) asesinato de ETA, en 1998, diciendo algo así como que “nosotros, euskaldunes navarros en el umbral del siglo XXI, ante el criminal atentado cometido en Pamplona, queremos manifestar nuestra más firme y total condena del injustificable asesinato de Tomás Caballero“. A lo cual había y hay mucho que decir, porque, ¿el asesinato de Caballero era injustificable pero otros sí eran justificables? ¿Era condenable en 1998 pero no antes? Falta la condena de Asirón y todo su grupo de todos los asesinatos de civiles y militares, guardias y policías, antes y después, incomparable con nada más, condena que no ha llegado.

Además, en la lista de Asirón, la derrotada, ha sido reelegido concejal José Abaurrea, que en 1998 lo era de Batasuna y ahora de Bildu, y que no condenó el asesinato de Caballero… ni tampoco ningún otro. Bildu es Batasuna, y Batasuna es ilegal por ser parte de ETA. Por si lo anterior no fuese bastante, recordemos que el líder y candidato navarro de Bildu es el batasuno etarra condenado Adolfo Araiz. No hay disimulo, ni nadie se lo pide. Tampoco se han atrevido a llevarlos a los tribunales, y se acuerdan de eso cuando ya es demasiado tarde.

No se trata de que “condenen” sólo lo que les apetezca: o se condena sin matices todos los crímenes de ETA o uno es cómplice de ellos. No basta “lamentar”, porque se trata de verdaderos delitos, incluso crímenes contra la humanidad si aceptamos el concepto; y no son comparables a la violencia que legítimamente han ejercido el Estado y la nación en defensa de sus derechos y en cumplimiento de su deber. Esto no es Irlanda, no vale ni de lejos la idea de “todos lo hemos hecho”: aquí el terror está hasta ahora sólo en unas manos, y es en esas manos en las que unos por acción y otros por omisión se está entregando el poder en Pamplona.

ETA sigue activa. Legalmente, ETA sólo puede terminar aplastada por las Fuerzas de Seguridad y los tribunales, entregando sus armas, sus recursos y sus criminales y sometiéndose al Estado de Derecho, sin nada a cambio. Y cualquier partido que no exija eso y no condene cualquier acción o la misma existencia de ETA está fuera de la Ley. Por eso, si no cambia, Bildu no es como los demás partidos. No por ser nacionalista, sino por estar manchada de sangre.

Cómo defender muy mal una buena postura

Pablo Zalba y Ana Beltrán, en nombre de un PP que no tiene ni representación en Pamplona, ha expresado junto a UPN su “preocupación” por un Gobierno navarro con Bildu. ¿Hablarán de Patria, de nación, de identidad, de libertad, de defensa de los navarros? Me temo que no, puesto que el fallido concejal pamplonés recae en el error economicista que ha llevado a la agonía al PP navarro, diciendo que un Gobierno con Bildu será “nefasto… para hacer frente a retos como el crecimiento económico y la creación de empleo“. Uy, qué miedo.

El hecho es el que es: por acción y omisión de UPN y PP, por reiteradas y acumuladas malas gestiones, Bildu va a presidir los Sanfermines de 2015. ¿Irá el nuevo alcalde a la Misa de sus amigos de su Alma Mater el 26? ¿Con corbata, con pañuelo, con capucha? Aún podría evitarse, desde luego, pero no parece probable que lo hagan si en los años pasados no han querido ilegalizar a Bildu. De modo que si Joseba Asirón es alcalde no será realmente culpa de Podemos, sino de ellos.

Pascual Tamburri

Pascual Tamburri Bariain
El Semanal Digital, 8 de junio de 2015, sección “Ruta Norte”.
http://www.elsemanaldigital.com/blog/condenar-lamentar-hacia-fermin-encapuchado-142505.html