Transitoriamente eterna, la herencia de la cobardía de Suárez

Por Pascual Tamburri, 14 de agosto de 2015.

Idealizar la Transición y a sus protagonistas tiene un precio: pagar hoy los errores de ayer, y los regalos de Suárez. Navarra ya empezó a pagar en la Constitución, ahora se ve.

Tormenta política del verano, UPN pide derogar la disposición relativa a la unión de Navarra y País Vasco. Novedad, en cambio, ninguna. El partido navarrista, tras conocer la disposición de Mariano Rajoy a estudiar una reforma de la Constitución, ha pedido que se derogue la Disposición Transitoria Cuarta, que aborda la posibilidad de unión de Navarra y País Vasco.

Pero, en fin, eso es lo que sus fundadores pidieron en 1978, y por eso coincidieron pese a todo con Alianza Foral Navarra, y por eso se fueron de la UCD, y por eso lo primero que Mariano Rajoy prometió en 2008 ante la lamentable re-división del centroderecha navarro fue, también, liquidar una disposición “cuya transitoriedad no tiene sentido después de más de tres décadas de democracia”.

La Transitoria Cuarta fue incluida en la Constitución de 1978 como un gesto de acatamiento de aquel Gobierno débil, el de Suárez, sostenido por un partido aún más débil, la UCD, hacia el nacionalismo vasco. Luego se intentó vender como lo contrario, una especie de “autodeterminación navarra”, pero desde luego ni nació así ni los sabinianos lo entienden así. Sólo unas cuantas carreras políticas y profesionales se han construido a partir de esa ficción; y ya no.

Oportunamente, los regionalistas de Unión del Pueblo Navarro han recordado que “en 2006, en el informe encargado por José Luis Rodríguez Zapatero sobre reformas constitucionales, el Consejo de Estado ya proponía su derogación”. Que es por una parte un reto a la actual presidenta, la vasquista Uxue Barkos; por otra un recordatorio de la identidad de la misma UPN; y no menos importante, un aviso al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, quien ha afirmado ahora que avalaría una reforma constitucional si las Cortes permiten un consenso… cosa que también dijo en la oposición pero que no ha intentado.

La crisis de UPN y del patriotismo en Navarra tiene la solución en su origen y en su interior. Jesús Aizpún fundó UPN huyendo del centrismo acomplejado y del pasteleo con los abertzales de la UCD. De hecho, Adolfo Suárez y quien quiso seguirle estuvieron dispuestos a chalanear con quien tocase, y lo demostraron ampliamente como lo habían hecho con el mismo Santiago Carrillo. También pagó Navarra, pero no sólo. UPN nació diciendo “no” a la Transitoria Cuarta y a las claudicaciones de los políticos profesionales, y diciendo “sí” a la Navarra Foral y Española, con todo lo que eso supone de valores y de lealtades.

UPN había llegado a ser el gran partido de Navarra siendo fiel a esa idea inicial. Mucha gente lo hizo posible desde 1978, con generosidad y sin pedir a cambio sueldos, cargos, enchufes, negocios o palmadas en la espalda. También sin tener miedo a que los marxistas y los independentistas los llamasen derechistas, fachas o españolistas. Porque preferían eso a ser miedicas napartarras o candidatos de diseño, sin oficio ni beneficio. Bien es verdad que otros fueron por desgracia distintos.

Muy buena gente sigue dentro en UPN (otros en el PPN). Allí donde se les deja dar la cara UPN va mejor que donde han ganado terrenos los complejos y los acomplejados. Cuando se le deja decir lo que piensa y hacer lo que le sale espontáneamente UPN gobierna mejor y gana votos, y lo mismo pasa en los pueblos, zonas y sectores donde hay personas así. Y el mejor ejemplo del “nuevo UPN”, los asesores fracasados que han llevado a esta situación a un gran partido navarro y español, que comían de esto y que se inventan trabajos y títulos que nunca han ejercido para disimular que su interés son los cargos. Pues como decía en tiempos Pilar Aizpún, si “hay que empezar la resistencia”, lo primero tiene que ser empezar apartando a los fracasados y mandándolos a trabajar a sus casas, y apoyando a los que sí son el UPN de los principios y los éxitos.

Pascual Tamburri

Pascual Tamburri Bariain
El Semanal Digital, 14 de agosto de 2015, sección “Ruta Norte”.
http://www.elsemanaldigital.com/blog/transitoriamente-eterna-herencia-cobardia-suarez-143659.html