Elogio impúdico del feudalismo futuro en España

Por Pascual Tamburri, 15 de septiembre de 2015.

La sociedad clasista y la economía capitalista muestran hoy algunas de sus debilidades. ¿Vivimos la tentación de una sociedad sin clases y de una economía orgánica?

Hay gente que cree de verdad que hay izquierdas y derechas, y que éstas son como le cuentan en los medios de comunicación. Tertulianos y políticos, modelos y plumíferos, todos ellos opinan y se ofrecen como modelos de definición intelectual. Unos, diciendo ser de izquierdas, piden más aborto, más géneros, más servicios sociales y… más inmigración; otros, negando ser de derechas y acusados de serlo, piden más libertad económica, más capitalismo, más eficacia y… más inmigración. Todos, al final, coinciden en aceptar este modelo social (basado en la riqueza), económico (basado en el progreso material), moral (basado en el individualismo, sea de personas o de colectividades de intereses), político (basado en la apariencia de unas masas que nada saben y en la realidad de unas oligarquías que todo pueden) y cultural (basado, especialmente cuando alguien niega lo evidente, en lo inmanente). No hay verdaderas diferencias, y las grandes corrientes dominantes coinciden en lo esencial, sin diferencias profundas entre Mariano Rajoy y Pablo Iglesias.

Pero no siempre ha sido así, no en todas partes es así y no necesariamente será siempre así, aunque decirlo se ha convertido en un pecado cívico de esos que da gusto cometer. Hace muy poco Juan Manuel de Prada recordaba hablando de Capitalismo cómo “en un pasaje particularmente penetrante de su obra Los límites de la cordura, Chesterton nos advertía de que los defensores del capitalismo suelen confundirse a los ojos de la gente incauta con defensores de la propiedad privada, cuando en realidad son sus más enconados enemigos. Y proponía una definición de capitalismo que considero bastante acertada: «Organización económica dentro de la cual existe una clase de capitalistas, más o menos reconocible y relativamente poco numerosa, en poder de la cual se concentra el capital necesario para lograr que una gran mayoría de los ciudadanos sirva a esos capitalistas por un sueldo». Le faltó añadir, sin embargo, un elemento distintivo de esta forma de organización económica que la convierte definitivamente en una máquina depredadora; nos referimos como el lector inteligente ya habrá adivinado al principio de responsabilidad limitada, que separa la persona individual del capitalista de la personalidad jurídica de la empresa que dirige”.

Un elemento que une al socialismo materialista y liberalismo materialista, por cierto. “De este modo, el capitalismo termina de aniquilar el concepto de propiedad (que estaba ligado indisolublemente a la responsabilidad personal) para sustituirlo por el de ´empresa´ o ´sociedad´, un artificio o embeleco jurídico que, mientras crece, reparte beneficios entre sus titulares, pero que cuando se declara en quiebra deja a acreedores y trabajadores a dos velas, obligándolos a repartirse los exiguos despojos de la sociedad quebrada, mientras el capitalista disfruta tan tranquilo de su patrimonio intacto. Y si la quiebra de la empresa pone en peligro la estabilidad económica (pensemos en los bancos, por ejemplo), el principio de responsabilidad limitada alcanza todavía un estadio más rapaz, de tal modo que las pérdidas son de inmediato socializadas, mediante exacciones tributarias, recorte de salarios, etcétera. El capitalismo, en fin, actúa como el carterista: defendiendo la empresa privada a costa de la propiedad ajena“.

“Decía Proudhon que «la propiedad es un robo»; pero, si leemos la cita en su contexto, descubriremos que el pensador revolucionario no propone eliminar la propiedad, sino la acumulación de propiedad en unas pocas manos (o sea, el capitalismo), que considera con razón la causa principal del despotismo de unos hombres sobre otros. Como ocurre en tantos pensadores revolucionarios, su diagnóstico es certero; pero es errónea la solución que propone para acabar con este despotismo, que no es otra sino la universalización de la propiedad (o sea, el comunismo), que tal vez sea una solución inteligente en comunidades pequeñas y muy vinculadas (una congregación religiosa, por ejemplo), pero que en sociedades menos fraternas acaba generando la esclavitud propia del colectivismo (..)”.

“El capitalismo, consciente de su naturaleza inicua, ha tratado (sobre todo después de que el comunismo triunfase en vastas regiones del planeta) de aplacar a la gran mayoría despojada con sobornos diversos: el más elaborado y promisorio fue el llamado ´Estado de bienestar´, que a la postre se desveló un trampantojo limosnero; y ahora, con el llamado ´Estado de bienestar´ quebrado, el soborno básicamente consiste en suministrar derechos de bragueta y entretenimiento a granel (…). Pero solo en parte: porque está inscrito en el alma humana el deseo de ser propietario; es ley natural que el hombre quiera vivir de los frutos que le rinde su propiedad, a través del trabajo. Y, por ello mismo, el despojo sobre el que se funda el capitalismo (la concentración de esa propiedad que naturalmente debería estar repartida) deja en el alma una herida irrestañable. Son varias las agonías por las que ha atravesado el capitalismo; y en todas, en lugar de aceptar su error, ha perseverado en él. Pero las almas heridas y sangrantes suelen (sobre todo cuando se las priva de consuelo sobrenatural) reaccionar muy malamente. Ha ocurrido en el pasado y volverá a ocurrir en un futuro próximo” .

Es muy raro que una comunidad humana vuelva atrás en el tiempo, pero sí es bueno saber que no siempre hemos vivido en el capitalismo y en el comunismo que tantos millones de inmigrantes coinciden en querer traer. También es bueno saber que después del último movimiento de población de similar importancia histórica, las migraciones bárbaras, la Völkerwanderung, la nueva comunidad histórica a la que ahora llamamos Europa vivió con cientos de matices un milenio de estabilidad económica política y social, que si bien estaba muy lejano de la opulencia que hoy se nos promete también estaba en las antípodas de los problemas que hoy nos parecen insolubles. Quizá no sea cuestión de izquierdas o derechas, sino de un nuevo cambio de prioridades.

Pascual Tamburri

Pascual Tamburri Bariain
El Semanal Digital, 15 de septiembre de 2015, sección “Ruta Norte”.
http://www.elsemanaldigital.com/blog/elogio-impudico-feudalismo-futuro-espana-144067.html