El alcalde de Tafalla, orgulloso de ser imputado por ensalzar a ETA

Por Pascual Tamburri, 16 de octubre de 2015.

¿Nuevos tiempos? Parecen los de siempre: un alcalde que apoya al Gobierno separatista de Navarra está orgulloso de colocar una pancarta a favor de los presos y de ser llevado a la Audiencia.

Arturo Goldaracena Asa es el nuevo alcalde de Tafalla, Navarra, desde las elecciones de mayo. Seguramente sus vecinos le votaron –por cierto, no con mayoría absoluta- para solucionar los muchos y variados problemas de la pequeña ciudad del Cidacos. Pero su EH Bildu sabe cuáles son los verdaderos y urgentes problemas de los navarros: extender la lengua éuscara (y más aún en Tafalla, donde como es sabido no es hablada únicamente por la sanguinaria represión), unirnos a las amadas provincias hermanas en un Estado independiente (y a ser posible imperial según el modelo de Federico Krutwig, de Santander a Arán y de Burdeos a Soria) y legalizar, oficializar y recompensar a nuestros hermanos en la fe de ETA, nuestros liberadores (ante todo liberando y mimando a sus beneméritos y benéficos presos en las crueles prisiones españolas) .

Quizá Uxue Barkos diga otra cosa a través de su hipócrita y jeltzale Geroa Bai, pero apoya este programa batasuno, que comparte, porque si no no estaría en el poder en coalición con Bildu ni tendría con sus votos como alcalde a Goldaracena, de cuyos actos públicos es ella también responsable.

Es lo que hay: ETA y Batasuna son terrorismo, y reivindicar sus glorias implica aplaudir el crimen y el terror. Moralmente, si no legalmente, algo parecido a eso lo hace este sábado Podemos asistiendo a la manifestación proetarra en San Sebastián para pedir la puesta en libertad del presidiario Arnaldo Otegi. De Podemos acude una docena de concejales y nueve junteros en el País Vasco, con tres parlamentarios de Navarra, incluida la secretaria general Laura Pérez, y cuatro miembros de la ejecutiva foral. Y también de lo que haga Podemos Navarra es responsable madre Barkos.

Por eso, en realidad, no sorprende ni escandaliza que fuese colocada en el Ayuntamiento de Tafalla en la el pasado 14 de agosto, con motivo de la celebración de las fiestas patronales, una artística pancarta que tenía el anagrama de Herrira y reclamaba la “vuelta a casa de los presos y refugiados políticos”. Sí sorprende que lo digan escribiendo ´Preso ta iheslari politoak Etxera!´, en lo que no es precisamente la lengua madre de ningún navarro de aquí, decisiones políticas familiares aparte.

Y por tanto no debe haber tampoco sorpresa ni escándalo en que el alcalde Goldaracena haya sido llamado a declarar ante el juez de la Audiencia Nacional Juan Pablo González como imputado por un delito de enaltecimiento del terrorismo. Se trata sólo de juzgar cabalmente qué merece. Arturo Goldaracena, por mucho que sea de EH Bildu y tenga el cariño de Barkos y hasta de sus piadosos amigos, no puede pretender que creamos que su imputación constituye “un insulto para el pueblo”, “una falta de respeto a un pueblo entero” ni una “venganza” por un éxito político… que en realidad no ha tenido. El pueblo no opina que los presos de Goma2 y Parabellum sean defendibles ni merezcan un premio. Más bien hay que analizar qué hizo el pueblo libre de Tafalla para merecer tanta torpeza de UPN y asociados que permitieron la coronación civil de Goldarecena.

Pascual Tamburri

Pascual Tamburri Bariain
El Semanal Digital, 16 de octubre de 2015, sección “Ruta Norte”.
http://www.elsemanaldigital.com/blog/alcalde-tafalla-orgulloso-imputado-ensalzar–144661.html