Mendoza se salta las leyes en ”otras circunstancias“. ¡Por el euskera, todo vale!

Por CAIUS (Pascual Tamburri), 27 de marzo de 2017.

Hemos visto otro fracaso político de Uxue Barkos y del Cuatripartito, y una advertencia a sus sucesores, y a sus antecesores. Sólo que Barkos jamás, jamás, reconoce un error. Y su equipo afirma directamente ser infalible. Más aún en Educación y en Cultura, donde Mendoza está sólo a un paso de hacer milagros. O de creer que los hace, que es peor.

El Cuatripartito dice que quiere una enseñanza ”Pública, laica, y en euskera“. Sin embargo, en sólo dos cursos ha conseguido que en Navarra pida más enseñanza concertada o privada, por ende menos enseñanza laica, y sólo con un gasto enorme y un cambio en las normas mantenga el nivel de modelo D (en vascuence vehicular). Todo un éxito.

Veamos la cosa. Hasta Mendoza, las familias navarras podían elegir en la zona vascófona entre los modelos A (castellano con euskera obligatorio), D (euskera vehicular para todo) y B (mixto, en la práctica a extinguir. En la zona mixta (incluyendo Pamplona, que es la clave) se añadía el modelo G (castellano vehicular), y en la mayor parte de Navarra en el sistema público se podía elegir entre los modelos A y G, quedando el A incluso en franca minoría.

¿Era aquello la libertad? No, y por varias razones. 1) En el Norte no se podía optar por la enseñanza en castellano (G), ni en la pública ni en la privada, y eso durante décadas por decisión del PSOE compartida por UPN. 2) En Pamplona y zona mixta el Gobierno mantenía muy amablemente centros de modelo D, centros de euskaldunización para familias y alumnos de lengua materna castellana, y centros de adoctrinamiento militante pagados por todos, que han cambiado el sesgo de varios valles, además de financiar y/o concertar ikastolas. 3) En la Zona Media y Ribera, de hecho, se mantenían además de tolerar fuera de la ley unas fracasadas ikastolas, que no respondían a una demanda educativa sino ideológica, y cuyo fin a largo plazo es ahora evidente. Y 4) haciendo caso omiso a la demanda social, no se creó un modelo lingüístico con lenguas modernas vehiculares (inglés, francés o alemán) sino que se respondió a la demanda con un PAI y un British sin solidez administrativa y sin compromiso a largo plazo.

No era la libertad, cierto; pero Mendoza lo ha empeorado. El Gobierno de Barkos ha ofrecido en toda la Ribera y Zona Media la escolarización en modelo D en centros públicos, privilegiada para los que la eligiesen con transporte pagado y con comedores subvencionados. Quería un paso más. Eso sí, han demostrado que ni por esas, y que para conseguir algo tiene que saltarse hasta sus propias normas.

Pese a todo, sólo tres alumnos se preinscriben en el modelo de euskera en la Ribera. Quería poner clases en vascuence de modelo D en Castejón, pero sólo 2 alumnos quisieron. Sólo 1 en el Elvira España de Tudela. NINGUNO en Cintruénigo. ¡Y eso que parece que sólo farfullando batúa los chavales podrán ser funtzionarios de Uxue! Ninguna llega al mínimo de 8 que se supone imprescindible para abrir una línea.

Se supone no, se suponía. Porque ahora resulta que el Gobierno abrirá el modelo D en Olite, Allo y Ancín para un total de 21 alumnos, cuando en Ancín ha habido sólo 7 prematrículas y en Allo sólo 6. Ahora resulta que ahí sí hay que tener en cuenta “otras circunstancias”. Claro, la circunstancia es que es euskera, pero si es inglés no.

¿No? Pues no: en el Colegio Ermitagaña hay entre 26 y 28 familias que demandan una línea PAI, y el Gobierno de Navarra no va a concedérsela. El futuro mendocino es euskera en Caparroso, pero no inglés para los hijos de los trabajadores. ¡Eso no es una prioridad!

¿Y qué hace la gente? El que puede, huye del sectarismo de Uxue, de Mendoza y de sus serviles en la docencia. Tras años de subida de la escuela pública, los dos cursos de cuatripartito dejan un aumento del 3,2% en la red privada. Así que fracaso: más euskera lo consiguen sólo a la fuerza, consiguen a la vez menos escuela pública y más peso de los centros religiosos.

”La oposición política, sobre todo PPN y UPN, podría hacer algo más que comunicados, pero no, eso es demasiado esfuerzo y están muy cansados“. Es muy fácil, basta decir que no dejarán que la reforma Barkos-Mendoza se consolide al volver ellos al poder y que no repetirán sus errores de décadas pasadas. Nosotros les ofrecemos la base del que debería ser su programa: modelo G ofrecido en toda Navarra, incluyendo la zona vascoparlante, sea cual sea la ratio; modelos A, B y D sólo en la zona vascoparlante; no financiar centros privados que no cumplan esa norma lingüística (las ikastrolas); crear de una vez modelos lingüísticos de verdad bilingües con otros idiomas europeos y mundiales, con profesores, modelos y programas de verdad vehiculares de inglés, francés y alemán, al menos. Así UPN y PP empezarían a recuperar, en 30 años, algo de lo que por sus miedos y blanduras han perdido en los anteriores 30.

Y si no se atreven ahora, ya saben por qué perdieron el poder, y cómo no recuperarlo.

Caius

CAIUS (Pascual Tamburri)
Navarra Resiste, 27 de marzo de 2017.
http://www.navarraresiste.com/2017/03/mendoza-se-salta-las-leyes-en-otras.html