Por Don Pascual Tamburri

Si, una pérdida irreparable. La pérdida de un ser siempre discutido por defender una ideas siempre crucificadas. Pero así era él. Seguro, sabio y consecuente. Yo le escribo porque me apetece, porque él así me lo enseñó y porque escribiendo a todos nos adelantó su injustamente siempre inoportuno final. Su última columna rezaba el lunes por “la oprimente tristeza inexplicable de las cosas que se van. Y es, que cuando algo se marcha de nuestro alrededor lo notamos, por lo que de nada sirve negar la evidencia, cerrar los ojos o soñar con una imposible involución”.

Los que te conocimos siempre penaremos tu precoz ausencia alabando tu eterna y nutrida sabiduría; dichosa la vida del que siempre se esforzó… Gracias por tanto y tan bueno PROFESOR. Mi bachillerato siempre llevará tu nombre. Hasta siempre.

Carta anónima en Diario de Navarra
01/04/2016

http://www.diariodenavarra.es/participacion/cartasaldirector/contenidos/por_don_pascual_tamburri_1373_109.htm