Educación: degradada, adoctrinada, transferida. ¿En qué orden? ¿Desde cuándo?

En España no hay un consenso amplio y transversal en muchos asuntos. Pero un asunto que hace opinar igual a tirios y troyanos, en principio, es la educación: gentes de lo más diverso están dispuestas a admitir que la educación no funciona, que ha empeorado, que no cumple adecuadamente la función social que se le supone, que es especialmente grave en los centros educativos públicos… y todo esto desde hace unos 40 años.

Educación: degradada, adoctrinada, transferida. ¿En qué orden? ¿Desde cuándo?

En España no hay un consenso amplio y transversal en muchos asuntos. Pero un asunto que hace opinar igual a tirios y troyanos, en principio, es la educación: gentes de lo más diverso están dispuestas a admitir que la educación no funciona, que ha empeorado, que no cumple adecuadamente la función social que se le supone, que es especialmente grave en los centros educativos públicos… y todo esto desde hace unos 40 años.

Educación para el hedonismo, invierno cultural, social y… demográfico

Cuando Thomas Jefferson redactó la Declaración de Independencia de Estados Unidos, en un no tan lejano 1776, incluyó la primera formulación constitucional de los llamados Derechos del Hombre, con aspiración a eternos y universales; y entre éstos y antes que ninguno estaban “life, liberty, and the pursuit of happiness”.

Abuelos progres y nietos domesticados

Los abuelos progres han conseguido todo lo que quisieron: Europa ha cambiado de aspecto. Pero lo más notable es que, lejos de combatir el sistema político, social y económico imperante en su juventud, lo han hecho enormemente más poderoso y despiadado. Lo que estos eternos inmaduros han logrado al final de sus vidas activas es, en cambio, vacunarnos contra toda verdadera resistencia.