Donde sí hubo ‘sorpasso’ y triunfó el ‘turarsi il naso’, o cuando la copia navarra es aún peor que el original democristiano

El 26 de junio hubo otra vez elecciones generales, y quizás para hacer más ameno el repetido y monótono espectáculo de los políticos profesionales obedeciendo a sus asesores de imagen –omnipresentes y omnipotentes a diferencia de los asesores de principios, ideas, valores y fidelidades, que no existen-, se introdujeron en el debate dos conceptos tomados de la política italiana de hace unas décadas: el ‘sorpasso’ como amenaza o deseo, y el ‘turarsi il naso’ como sacrificio necesario para evitarlo.

Educación: degradada, adoctrinada, transferida. ¿En qué orden? ¿Desde cuándo?

En España no hay un consenso amplio y transversal en muchos asuntos. Pero un asunto que hace opinar igual a tirios y troyanos, en principio, es la educación: gentes de lo más diverso están dispuestas a admitir que la educación no funciona, que ha empeorado, que no cumple adecuadamente la función social que se le supone, que es especialmente grave en los centros educativos públicos… y todo esto desde hace unos 40 años.

Educación: degradada, adoctrinada, transferida. ¿En qué orden? ¿Desde cuándo?

En España no hay un consenso amplio y transversal en muchos asuntos. Pero un asunto que hace opinar igual a tirios y troyanos, en principio, es la educación: gentes de lo más diverso están dispuestas a admitir que la educación no funciona, que ha empeorado, que no cumple adecuadamente la función social que se le supone, que es especialmente grave en los centros educativos públicos… y todo esto desde hace unos 40 años.

Educación para el hedonismo, invierno cultural, social y… demográfico

Cuando Thomas Jefferson redactó la Declaración de Independencia de Estados Unidos, en un no tan lejano 1776, incluyó la primera formulación constitucional de los llamados Derechos del Hombre, con aspiración a eternos y universales; y entre éstos y antes que ninguno estaban “life, liberty, and the pursuit of happiness”.