España en Irak: razones de una presencia y circunstancias de una polémica

Por primera vez en décadas, o en siglos, España participa en una guerra exterior. La invasión anglosajona de Irak derivó en una guerra regular fulminante y en una guerra irregular aparentemente interminable. Frente a estas realidades, los gobiernos han tenido que adoptar posiciones políticas y militares, mientras que los ciudadanos expresaban opiniones morales de uno y otro tipo. El debate político y el moral se han entremezclado profundamente, y no siempre con ideas claras o con análisis racionales. Tras unos meses de intensa agitación, es la hora de hacer balance. Un balance necesario, porque la historia enseña que de las batallas surgen los grandes cambios de rumbo. Y tal vez estemos ante uno de ellos.